TIJUANA BLUES: El Regalo Incómodo

Esta es la parte 12 de un total de 42 partes en la serie Tijuana Blues / Marga Britto

En diciembre de 2007, en un esfuerzo conjunto del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en México, y la Embajada de la República Islámica de Irán en México, se monta la exposición: PERSIA: FRAGMENTOS DEL PARAISO.

Esta impresionante muestra se instala en el Centro Cultural de Tijuana, de Diciembre de 2007 a Marzo de 2008, siendo una de las más completas muestras exhibidas a nivel mundial sobre el desarrollo cultural de Irán.

En fin, un evento importantísimo que ameritó la visita a nuestra ciudad del embajador de esta República Islámica, Mohammad Hassan Ghadiri Abyaneh.

Aquí abro un paréntesis para comentar que:

El centro cultural de Tijuana, es una joya de la que debemos sentirnos orgullosos todos los tijuanenses, empezando por su Cine Imax, mejor conocido cariñosamente como “La Bola” (por su forma circular) fue una de las primeras salas de este tipo en el mundo.
Y aunque ha tenido sus buenas y malas rachas, pues según la época ha dependido de distintos organismos federales (actualmente de Conaculta), así que su desempeño se encuentra sujeto en gran medida a la disposición de fondos federales, al compromiso y creatividad de la persona que lo dirige, quien en muchos casos ha sido designado por “dedazo” y no tanto por su capacidad como promotor cultural.
En el 2008 se realizaron importantes obras de remodelación, anexando el área conocida como El Cubo, y honestamente da mucho gusto ver este Coloso de arquitectura moderna y bastión cultural en nuestra ciudad.

Volviendo a la visita a Tijuana del embajador de la República Islámica de Irán:

Por supuesto el Alcalde en turno (Suplente ya que el titular se encontraba de licencia y en importante campaña política en esas fechas), organizó una Ceremonia para darle la bienvenida al H. Embajador, al que asistieron “notables” del gobierno municipal y otros “colados”.

Cuenta la leyenda que el “Alcalde Sustituto”, tenía un regalo para el VIP de nuestra ciudad, queriéndolo impresionar obviamente con el producto regional de mayor prestigio: Vinos de la Baja California.

“Ring, Ring, Ring Sr. Alcalde…lo está visitando el Embajador de la República ISLAMICA de Irán…”

Por supuesto el Very Important Iraní se negó a aceptar el obsequio que con tanto orgullo le entregaba nuestra más alta autoridad local, en nombre de todos los tijuanenses.

Dando mayor evidencia de su profunda falta de tacto y llamémosle traspiés temporal, cuestionó al visitante sobre su “sorpresiva” negativa a aceptar el regalo magnifique .

–Soy Musulmán (otra vez Riiiing Riiiing).

Respuesta contundente y suficiente para cualquiera con un mínimo de prudencia. Pero no para el Alcalde Relevo, quien, dicen, insistió en que el Embajador debía probar “nuestros deliciosos vinos”.

Esta vez la negativa fue rotunda y final.

Uno esperaría como ciudadano, en una situación similar, por lo menos ser representado con gracia y dignamente. Uno esperaría por parte de la persona que ocupa un alto cargo de gobierno, quien además es respaldado por cierta reputación como empresario y encima cuenta con un título universitario, que tenga un determinado grado de cultura general.

Especialmente desde el 11 de Septiembre de 2001, en que el Islam se ha puesto en los reflectores desde todos los ángulos, no es que nos sea desconocido el término y mucho menos que no lo podamos relacionar con una forma de vida distinta a la nuestra.

A lo que voy es que desde esa fecha tenemos información sin precedentes sobre el Islam, y no hace falta ser erudito ni hundir la nariz en el Corán, para conocer aquellas idiosincrasias y costumbres que le son particulares, al menos de oídas, como: No Juegos (Apuestas) y no Alcohol, entre otras. Un mínimo de curiosidad personal basta para enterarnos de qué se trata.

Eso a título personal, pero ya en el contexto de una Ceremonia Oficial, ahí la cosa se deteriora, y se torna en otro ejemplo del ensimismamiento de las autoridades y el grado de ignorancia que son capaces de mostrar en público y en privado.

Al Alcalde de Repuesto, le sobraban colaboradores que pudieron al menos pasar un “acordeón” con recomendaciones que incluyeran en el primer renglón: Islam=No alcohol. Y no creo que estoy pidiendo demasiado, ya que por mero protocolo sus ayudantes debieron darle hasta el último detalle del visitante y el país por él representado, para evitar un encuentro desafortunado, o una escena ridícula como la que se dio en este caso.

El Alcalde Sustituto, se pasó de “casual”, rompiendo con las reglas protocolarias, así como con la mínima etiqueta, pues cuando uno recibe invitados en su casa, como mínimo debemos preocuparnos por conocer de antemano qué les gusta comer y beber.

Bueno, debo decir, en beneficio del Alcalde Sustituto, que por lo menos no invitó al Embajador a apostar en las Carreras de Galgos. ¿O Sí?

Llámenme Insumisa, pero:

Por una vez que nos visitan! ¿No podrían haber aparentado ser educados y cultos en Palacio?

© Marga Britto 2010

Series NavigationTIJUANA BLUES: La verdad nos hará libres (y Kurt Cobain también)TIJUANA BLUES: La Cena

Marga Britto

Aprendiz de Madre, Malabarista del tiempo, Exiliada por Opcion, Cuestionadora de todo, Objetora de muy Poco, Activista de Closet, Escritora sin oficio. Aprendiz de Madre, Malabarista del Tiempo, Exiliada por Opción, Cuestionadora de todo, Objetora de muy poco, Activista de Closet, Escritora Crónica.

Marga nació y creció en la ciudad de Tijuana, México. Actualmente radica en la ciudad de Pasadena, CA.junto a su esposo e hija de 18 meses. Es Licenciada en Comunicación egresada de la Universidad Iberoamericana, y comparte su tiempo entre vivir su maternidad a tope y escribir una columna semanal en su blog www.madresinsumisas.com.

  1. Es un síntoma más de cómo a veces los mexicanos son etnocentristas: todo aquello que define la “mexicanidad”, según la persona que habla, por supuesto, es lo que debe de ser único, verdadero y universal. Es imposible pensar que la otra persona PUEDA tener otros gustos, preferencias, costumbres y religión que le impidan actuar diferente a su interlocutor. Por eso tanto rechazo a las minorías, a los que no comparten la religión más común, a quienes se salen del “cuadrito”.

    Aparte, como bien dices, esta anécdota también tiene que ver con lo que a muchos les aqueja: tendrán cierto grado de estudios y un puesto de alto nivel, pero muchas personas carecen de la humildad y la curiosidad como para seguir aprendiendo, sin importar la edad y grado que tengan. Esto los convierte en unos analfabetas funcionales, que se quedan con el conocimiento básico con el que salieron de su universidad y no van con los naturales cambios que ocurren en su entorno. De pena ajena el caso del Alcalde sustituto y muy de acuerdo contigo en tu crítica.

    Saludos y muy buen post.

    @karyva

  2. Qué barbaridad!! No me extrañaría nada que para rematar, como bocadillos el idiota éste hubiera ofrecido tocino, carne de puerco y chorizo, y de paso le hubiera pedido que hiciera una oración antes de empezar a comer.

  3. Marga, me encantó. Me hizo reir mucho, aunque en el fondo es vergonzoso y da pena ajena. Pero sí, así son nuestros políticos, ni cultura general ni sentido común!!!!

    Gracias por esta perla!

    • También me reí mucho acordándome de esta anécdota, no creas. Cuando pasó esto, primero me dio, como dices tú, una profunda pena ajena y coraje, pero ahora la verdad es que no me queda mas que la risa y pena por esta gente que no ve más allá de sus narices!

      Gracias por leernos.

      un abrazo

      Marga

1 Trackback / Pingback

  1. Bitacoras.com

Comentarios cerrados.