Historia de una trabajadora del lavaseco con un final feliz

***
[ad#Google Adsense 468 x 60 created 07/02/10]
***

Tras  tres años de silencio y escaso sueldo

Diez agarrones, cinco besos con lengua

Tres trancazos de los grandes, de los que dejan huella fea

de los que cuestan lágrimas, dolor en el vientre y tiempo

Juana Pérez 18, iletrada apenas

mata al jefe cojo, de 60

Coloca su cabeza en la centrífuga

Se sienta sobre la tapa

Toma un Greyhound

Sale de la urbe

Cruza la frontera

Vuelve desflorada, con diez mil en fajos

a su pueblo…

Empieza una escuela para niñas…


1 Trackback / Pingback

  1. Bitacoras.com

Los comentarios están cerrados.