En Sevilla pasa lo mismo

El video es explícito: “Ningún inmigrante es ilegal”, reza la pancarta, y centenares marchan apretados y lentos por las calles de la Sevilla histórica, tan diferente a Los Angeles y sus inmigrantes indocumentados del sur de la frontera.

Pero el lema es el mismo, y el conflicto igual. Quienes marchan son en gran parte españoles, solidarios con los inmigrantes que llegan a su país a trabajar, sintiéndose no solamente caritativos, piadosos y conmiscerados, sino y especialmente hermanados en el destino con los centenares de miles que vienen de Quito y de Argel, de Buenos Aires y de  Claro, y también está aquellos para quien la entrada ilegal de personas es “inquietante”, y como se ve en el siguiente video, allí como aquí la necesidad es la madre del ingenio y si no hay frontera por tierra, utilizan los insterticios de entrada por el aeropuerto: