Chile: ¿Alianza o Concertación?

***
[ad#Google Adsense 728×90]
***

Con el perdón de los señores burros, la verdad es que no encontré dos hienas descerebradas, codiciosas, torpes e insensibles con las cuales representar mi sentir.

Los lectores comprenderán de seguro que los burros expuestos en la foto de arriba son actores representando un papel deleznable.

Dos grandes coaliciones en Chile han acaparado la posibilidad de gobernar al país. Por un lado tenemos la Alianza por Chile, actualmente en el gobierno, y por la otra, la Concertación, que es una surrealista aglomeración de rancios aceites socialistas y vinagres demócratacristianos.

Estos últimos gobernaron durante los últimos veinte años e hicieron una que otra cosa interesante, pero la mayor parte del tiempo la desperdiciaron en repartijas, desprolijidades y zancadillas entre ellos mismos. Al final, perdieron por giles y pedantes, más que porque la derecha haya hecho una mejor campaña que ellos. Ninguno de sus presidentes tuvo carácter para gobernar y más bien navegaron al amparo de la complacencia del resto de los sectores. Tras veinte años, Chile sigue vendiendo trocitos de cobre y manzanas infestadas de pesticidas. Esa es la gran herencia de la Concertación.
[ad#Google Adsense-3 300×250]
En marzo llegó al gobierno la derechista Alianza por Chile, integrada por grandes empresarios y terratenientes, numerosos curas y beatos ultracatólicos, profesionales de distintas especialidades, comerciantes, muchos milicos y sus familiares, viejas ociosas sin dientes, pinochetistas trasnochados, algunos jóvenes cándidos, unos cuantos entusiastas honestos, bastante lumpen, un cuarto de millón de Evaristos Espinas, rastreros y lamebotas de patrones, y por lo menos dos millones de huevones muy huevones que le suelen creer a la prensa manipulada, a la maratón de promesas al vacío y a las pancartas con sonrisitas rubicundas.

El terremoto que le dio la bienvenida al gobierno de la Alianza por Chile, le otorgó al mismo tiempo un cheque político en blanco para ejecutar con prontitud numerosas acciones que con urgencia requería el país. Algunas se han hecho bien, otras se han hecho con gran desprolijidad y la mayoría no se han hecho más que en el apretón de manos de una portada de diario. Piñera se ha entretenido gobernando. Sus asesores directos, diestros en el arte circense, le han armado ya varios espectáculos para alivianar, distraer e invisibilizar las pesadumbres y carencias de la extrema pobreza y el post terremoto. Cuenta para ello con una mayoritaria prensa afín, zalamera o al menos miedosa de la crítica.

No se percibe en el horizonte una voluntad política ni inteligencia ni cojones para implementar transformaciones radicales en Chile que ataquen la vergonzosa distribución del ingreso, la inoperante judicatura, el aumento del valor agregado de nuestros productos ni la venta de manzanas y uvas infestadas de fertilizantes.

¿Dónde está el resto de las miles de opciones que existen para gobernar Chile? Pues escondidos por ahí, entre cervezas y panfletos y sumidos también en su propia falta de convicción y carácter.

20 Comments

  1. Comparto tu escaso aprecio por la Democracia Cristiana chilena, estimada María Paz. Han dado tantos golpes de ciego a lo largo de nuestra historia que a estas alturas lo más honorable que podrían hacer sería irse todos para su casa.

    Durante el gobierno de Salvador Allende fueron sus más enconados opositores y vitorearon con vergonzoso histerismo el golpe de Estado de la ultraderecha chilena.
    Luego, cuando se dieron cuenta que los militares no le entregarían el poder a ellos, empezaron a cacarear como sangrantes víctimas a través de la prensa internacional.

    Durante el gobierno de Bachelet, del que en teoría formaban parte, se abocaron a desprestigiarla, a torpedear todas las iniciativas y a separar aguas de los problemas que tuvo que enfrentar ese gobierno. Pero sólo ocurrió hasta que la vieron subir en las encuestas. Entonces, como oportunistas perros falderos de última hora, se transformaron en los más incondicionales gobiernistas. Fue sólo para no desaparecer del mapa político e imponer al candidato Frei, que todos sabíamos y lo dijimos a los cuatro vientos, iba a perder.

    Hoy siguen dando palos de ciego, divididos, farandulizados y comandados por líderes más derechistas que el mismo George Bush.

    Un abrazo, María Paz.

  2. Mi querido Jorge, releyendo tu artículo se me vino a la mente la desfachatez con que está actuando la directiva de la Democracia Cristiana. Los pasos que están dando son vergonzosos y si algo de honor les pudo haber quedado hasta ahora (lo que me parece improbable), creo que lo están tirando todo por la borda. Durante el gobierno de Bachelet fueron uno de los principales partidos promotores de la inscripción automática y el voto voluntario, porque estaban seguros de que arrasarían en cualquer elección. Cómo les cambió el mapa electoral , ahora son ellos mismos los que quieren defender la obligatoriedad del voto, porque lo ven como una mínima posibilidad de salvación para que no se les hunda definitivamente el buque. Son unos calculadores descarados. ¿Qué bueno se podría esperar de tipos así? Me acuerdo que el mismo Andrés Zandívar saboteó con su flojera e incapacidad al gobierno de la presidenta Bachelet, y siendo que ella lo había nombrado ministro del Interior y Vicepresidente. Esa fue una deslealtad total de ese tipo. Con el actual presidente de la Democracia Cristiana, recuerdo varios incidentes donde ha impuesto su arrogancia de clase sobre la gente humilde. En la aduana de Arica, hace pocos años, gritoneó a varios funcionarios y personas que hacían fila para que lo atendieran a él primero. ¿Esos son los líderes que pretenden volver a gobernar Chile? Como chilena siento asco de tipos como ellos. Ya lo decía mi padre, en lugar de que la letra de la canción democratacristiana sea: “Brilla el sol de nuestra juventud…”, debiera decir “Nos vamos adonde caliente el sol… ”
    Un abrazo Jorge.

  3. Sin duda que el señor Zanzotto debe ser un entusiasta encubridor del saqueo de los bienes públicos chilenos que hizo la mafia pinochetista. Cómo aparenta estar muy bien informado, debería explicarnos también ese punto.

  4. Estimado Manuel, agradezco mucho tus palabras. Yo entiendo a la política como una parte ineludible en la vida de todas las personas. Como nos atañe a todos por distintas razones, también nos corresponde a todos participar, o al menos intentarlo, en la toma de decisiones que tendrán repercusión en nuestras vidas y en la de nuestros cercanos. No puedo aceptar que ciertos grupos se atribuyan a sí mismos la exclusiva capacidad de gobernar, y hagan hasta lo inimaginable por convencer al resto de esa falsedad.
    En lo más profundo de mi ser no desearía que existiera ninguna estructura de poder, pero ya que están, y que desmantelarlas probablemente llevará milenios, lo que queda es desnudar la histriónica investidura de la predestinación con que grupos de izquierdas centros, derechas y religiosos nos pretenden seguir engañando.
    Es un tema de largo aliento sobre el que nos debiéramos seguir explayando.
    Un abrazo amigo.

  5. Comparto plenamente tu análisis de la realidad política chilena, creo que hace falta ponerla en los términos y tono que has usado para entregar una perpectiva que contribuya a remecer a los adormecidos, entre los que me cuento.

  6. Suerte para los burros que ya no se les explote, querida Concha. Aunque por lo mismo en muchos lugares han desaparecido. En Chile sólo queda una zona donde existen masivamente y es en los alrededores de Freirina, en el norte chileno. Durante el período en que fuimos una colonia española se acostumbraba que en el mes de octubre, para el día de San Marcos, se juntaran todos los animales dispersos en los campos con la finalidad de marcarlos, intercambiarlos o comercializarlos.
    Esta costumbre se fue quedando con el tiempo. Sin embargo, como consecuencia de que en esa parte del norte de Chile los burros dejaron de ser utilizados masivamente, se los dejó libres en los campos en un estado semi salvaje y a poco andar se multiplicaron por muchos miles. Como una forma de mantener a raya la proliferación de burros, la antigua costumbre fue reflotada hace pocas décadas.
    Hoy, los rodeos de burros son una actividad típica que realizan los campesinos y crianceros una o dos veces al año para comercializar y contabilizar sus jumentos. Los arreos y encierros de burros alientan una serie de actividades campesinas anexas como las ramadas, las cocinerías de productos típicos y las carreras a la chilena. Ver ese arreo es impresionante pues se trata de decenas de miles de burros tan perplejos como enfadados ante tanto ruido y molestia.

    Un fuerte abrazo, querida Concha.

  7. Parece increíble que todavía se atrevan a ostentar su bellaquería estos pinochetistas hijos de puta. ¿Quién eres Zanzotto? ¿un milico jubilado? ¿un empresario ladrón? ¿un ex cni? ¿un arrastrado? ¿sólo un imbécil?
    En realidad no vale la pena malgastar palabras en tí.

    No sé si te has dado cuenta Muzam de lo complicado que se ve a Piñera con el asunto del fútbol. Quien hubiese pensado que se harían un autogol de media cancha. Parece que la ambición se los está comiendo vivos.

  8. Es bastante irresponsable hablar en esos términos de la fruta que exporta nuestro país, Muzam. ¿Sabes cuántos miles de trabajadores dependen de esas exportaciones?

  9. El marxista Muzam nuevamente se las arregla para distorsionar la realidad. Cuando habla de desprolijidades en los veinte años concertacionistas se olvida que existe un concepto mucho más adecuado y que se llama “corrupción descarada”. Miles de millones de dólares de fondos públicos que desaparecieron por arte de magia entre trenes brujos, puentes mal construidos, ventas a futuro de cobre, sobresueldos, viáticos y prebendas para sus militantes más aprovechados.
    El gobierno de Piñera al menos se puso los pantalones y construyó en escasas semanas cuarenta mil viviendas de emergencia para los afectados del terremoto y sólo se demoró dos meses en tener a todos los niños de nuestro país estudiando de nuevo en sólidos colegios. No reconocer eso es ser ciego o malentencionado, Muzam.
    Sólo dime cuanta libertad hay en este momento en Chile, que permite que marxistas como tú hablen lo que se les de la gana. Si mi general Pinochet estuviera vivo y gobernando otro gallo te cantaría.

  10. De entre varias cosas que me gustan, de las que escribe Jorge Muzam, ésta de tirar en todas direcciones la encuentro fascinante, pero aun más, la encuentro exacta y justa. Alguien en los comentarios dice algo, que ya se sabía, pero que no deja de ser muy cierto, y es que “los políticos son una especie en extensión”, desafortunadamente, claro. Quizás algún día se pueda encontrar una fórmula para lograr que el no-voto se haga masivo, y así surja entonces la ocasión en que los políticos se vean en extinción. Pero todavía tengo que devanarme los sesos para indagar de qué sustancia está hecho el ser humano, porque el oportunismo, la ambición, la corrupción y las ansias de poder alcanzan un grado importante entre los seres políticos, empresariales, revolucionarios, digamos: oligarcas de derecha y oligarcas de izquierda, caudillos y caudillazos, empresarios de ministerios y presidentes y comandantes en jefe publicistas. En fin, la caterva de la “intelligentsia” que se dedica a crear una cultura de la pobreza, del sentido de víctima y de la creación de grandes masas de zombis… En fin, esto viene de los orígenes y seguirá cambiando de formas, hasta que un día el mundo empiece a girar al revés. Gracias, Muzam, por advertirnos de vez en cuando del envés de las cosas.

  11. Agradezco vuestros comentarios Concha, Laura, Lorena, Alex, María Paz, Cosette. Tenía la impresión de que me encontraría con enconados ataques, pero hasta el momento no ha sido así. Algo de razón tendrá entonces el buey que le muge a la luna. Debo aclarar algo que obviamente no se entenderá en otro país que no sea Chile. Cuando menciono a los Evaristos Espinas, hago referencia a un popular personaje humorístico de la televisíón chilena, que representó durante décadas a un rastrero oficinista que desplegaba mil artimañas para agradar a su jefe. Hoy, a muchos lamesuelas les dicen Evaristos.

  12. Esta vez no seré duro contigo, Muzam. Creo que con tus artificios narrativos has dado en el blanco. Chile se vende bien sin despegar hacia ninguna parte. Y el resto, los que no somos de esos ni de los otros, cerveceamos de lo lindo sin dar ningún golpe transformador. Pero ya vamos despertando. Besos.

  13. Estoy en acuerdo Muzam.

    La verdad es que los políticos son una especie en expansión.
    El pueblo los pone en ese lugar y se originan de ahí mismo. De lo peor de lo nuestro. De nuestras ambiciones, nuestros falsos orgullos, nuestros discursos apocalípticos, de nuestra ceguera. Un político, y mira lo que voy a decir, es un ser humano al fin y al cabo. Muchos son escritores y poetas. No temen mandar a matar en nombre de la justicia y la paz. No temen. Porque nadie los hace temer. Se inscriben en los anales de la historia y se convierten en mártires que trabajan sin descanso por envenenar nuestras conciencias con el arte del engaño.
    Llenan páginas de papel y de la web con sus ires y reculares… no temen al ridículo, pues ellos son el ridículo mismo.

    Creo, que no tenemos vuelta, el mundo se ha llenado de viejas como la señora Tohá aparentando ser jóvenes, de Carmonas firmando para fachadas de terroristas, de Chadwick emparentados con medio mundo, de Lavines con su disfraz religioso… finalmente somos ovejas pastando del pasto que queda una vez que pasan los elefantes que apenas miran para abajo.

    El mundo es una farsa y los farsantes son los dueños.

    • Si algo hay que reprocharle a la democracia es que a la hora de votar uno elige de lo que hay… Eso que hay, no es, en la mayoría de los casos, nuevo sino que viene de trepando cual araña de donde puede. Se reproducen entre ellos, se reparten los cargos y lo único que necesitan del pueblo es un apoyo simbólico que les de el envión y haga parecer legítimo el cargo. Están y entran o entran, tarde o temprano.
      Los escritores y los poetas tal vez descargan la bronca de la parte de la sociedad que comienza a sentirse estafada con más “adornos”… Quiero decir, que expresan eso que uno dice en un simple insulto de no más de tres palabras y que alude a la dudosa reputación de la progenitora suponiendo que de ella es parte de la culpa por el gobernante que nos tocó “elegir” .. Ya sabés cual es.

  14. Ingenioso artículo Jorge, valiente y descriptivo. Las actitudes trasnochadas se repiten allá donde vayamos. Como dice un amigo mío, parece que el término “país” se ha quedado tan pequeño, que esta descripción es extensible de sus fronteras.
    Como siempre, es un gusto leerte y aprender algo más del panorama político chileno.
    Abrazos
    Laura

  15. Los que estamos al otro lado de los gobiernos, es decir, los gobernados, no nos queda otra más que sufrir y, en tu caso, Jorge, escribir. Me han encantado esos dos burros que parecen de la raza pura zamorana. No sé si sabes que en Zamora tenemos la mayor concentración de burros de la Península Ibérica, se les conoce por raza zamorana/leonesa, aunque también hay otra raza muy afamada que es la mirandesa procedente de la vecina localidad portuguesa de Miranda do Douro (nos une el Duero, además). Cada año, por mayo se celebra una importante feria del burro en un pueblecito de Zamora y no te imaginas qué delicia vez tantos burros con sus biches (crías) pastando por los prados y posando, incluso, pues son muy fotografiados por la prensa y por los muchos visitantes que se acercan para disfrutar de un día distinto.

    Un abrazo.

  16. Muy divertida tu comparación, Jorge. Y por cierto que más convendría poner hienas o ratas en la foto. ¿Sabes qué es lo que me da más bronca de todo lo que ha ocurrido en Chile? Que lo hemos tenido todo para desarrollarnos industrialmente, y para a ser una gran nación, pero la miopía y el egoísmo de un grupillo de sinvergüenzas que se dicen visionarios, ha preferido vender todo al gran lote para embolsarse rápidamente la mayor cantidad de dólares, dejando al país hecho un peladero. Pronto se empezará a acabar el cobre y más temprano que tarde pocos nos comprarán nuestras frutas que ya casi ni sabor a frutas tienen de tanto laboratorio.
    Bien Jorge.

1 Trackback / Pingback

  1. Bitacoras.com

Los comentarios están cerrados.