Vivir la FIL de Guadalajara

Fotos: S. Ferrer Cervantes

“Vivir la FIL”, la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, como frase puede sonar sin lógica. Pero me nace desde muy adentro. Desde mi primer contacto con la FIL en 1992, su pasión desbordante me ha inundado. Leer significa para mí viajar sin pagar el boleto, experimentar dolores y alegrías sin que marcaran huellas en mi rostro, acercarme al peligro sin poner mi pellejo en juego, hacerle al investigador o científico.

Hago sentir a un amigo que entiendo su causa regalándole ese libro para saciar su ansia de conocimiento. Y leer solo por leer, por fugarme de lo que me asusta, de lo que me lastima, de lo que no quiero pensar, dejando que las historias y los personajes de los libros llenen esos mismos espacios.

Todo esto y mas es la FIL para mi, un lugar donde me reencuentro con mi yo “librera”, concepto que leído por alguien no muy letrado en el español mexicano le pudiera parecer el femenino de un mueble, pero que para las gentes del medio editorial, tiene alcances profundos. Librero o librera en mi caso, circunda a los afectados por el mundo de los libros, quienes optamos por tener profesiones relacionadas a lectores, distribuidores, editores, agentes literarios, escritores, impresores, ilustradores, fotógrafos, periodistas, críticos literarios, bibliotecarios…

El quehacer es mucho, como las personas que asisten; a todos nos ha tocado la FIL de manera similar y diferente, en distintos tiempos y por distintas circunstancias.

Yaron Antov

Visitando los distintos espacios en busca de libros de arquitectura y diseño junto con mi hermana Magdalena, llegue al stand de la Embajada de Israel. Ahí estaba él, serio. Me mostró dos libros, es literatura me dijo, pero quizá te interese. Me interesó y regresé.

“Estos son libros sobre latinos” dijo, ¿Es su primera FIL? “Aquí en Guadalajara si, pero he asistido a dos en Brasil y también en Perú, Ecuador, Colombia, Panamá, cada país es completamente diferente, no entiendo porque hay gente que los encasilla a todos ustedes como latinos, las diferencias empiezan por el idioma español que cada uno de ellos habla. No es como si todos hubieran salido de una misma fábrica, y he tenido que aprender un español diferente en cada país”.

“Considero que domino el español, porque me he enfocado en aprender el dialecto, para mí un escritor que no lo sigue, pierde parte de la calidad de la obra. Un zapatero debe hablar como zapatero, saber, sentir, conocer la psicología de los lectores, describir como se ama en cada parte del mundo; si un extranjero escribe sobre Centroamérica, no puede perder veracidad en el contenido de su escrito escudándose en ser extranjero.

“Cuando envié mi novela Luces de Madrid a la editorial, lo hice anónimamente, ellos la leyeron y les gustó, creyeron que el escritor era un latino, y decidieron publicarla, solo entonces al contactarme supieron que yo era israelí y no latino. Soy una mezcla de ambas cosas, quizá el cerebro sea israelí, pero mi corazón, es muy latino.

¿Cómo fue su primer contacto con Latinoamérica? “Fue a través de la literatura y el fútbol, aquel año Brasil ganó el Mundial y me dije que si con esa pasión que juegan al fútbol viven, quiero conocer ese país. Había viajado a Brasil mentalmente antes que físicamente a través de los escritos de Jorge Amado. Encontré en Brasil, una vida diferente a la que se vive en Israel, con ritmo, con un carnaval dentro.

Mi yo literario sufrió un cambio desde que llegue a Latinoamérica: vivo lento y escribo rápido. Al revés que antes. En dos años escribí cuatro libros en español. Escribo literatura hebrea con temas latinos.

Yaron Antov presenta en la FIL “Un solo Dios” y “Luces de Madrid”.

Cinthia Zimpfer

Es una distribuidora de varias editoriales en idioma ingles, para Latinoamérica, que llegó por primera vez a la FIL en 1998.

“El área internacional era pequeñísima en ese entonces”.  Hablando sobre las diferencias entre el mercado de habla española en Estados Unidos y el mexicano, dice que “los clientes mexicanos están interesados en más sobre su propia cultura, su historia, sus raíces, para revalorar su propia identidad”  Describiendo sus perspectivas del futuro nos comparte: “Sueño con que algún día en todas las escuelas públicas desde los primeros años de estudio, los alumnos puedan acceder a estudiar el idioma ingles como parte del curso escolar ordinario. Eso ayudaría a que esos ciudadanos mexicanos, pudieran adaptarse mas fácilmente a este mundo global en el que cada día estamos mas imbuidos”.

Terrence Heeney

Este representante de Ingram International, describe su participación en la versión 2008 de la feria como: “Muy exitosa”. Detalla que el uso de lo que llama “e-page” se ha incrementado dramáticamente en los últimos años. Visitando Guadalajara desde el estado de Tenesse, ofrece el acceso en línea a mas de once mil editoriales de temas universitarios y de investigación. Ingram no vende directamente a consumidores, por eso esta feria de profesionales, donde bibliotecarios y distribuidores mayoristas coinciden, es el mejor escaparate para esta área de mercado.

Lor organizadores

Hablar de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, sin mencionar a los organizadores, seria dejar afuera a los que hacen posible el evento desde 1991, Lety Cortes inicio su historia aquel año como Asistente del Área de Expositores. Ahora coordina las Ventas Nacionales de los espacios de la FIL.

Pablo de la Vega es también alguien que “creció con la feria” citando sus propias palabras. Se unió al equipo de organizadores en 2003. Antes asistió como lector desde la primera feria organizada en 1987 y sólo se perdió la de 1999. Pablo es  el coordinador de Programas para Profesionales.

Ambos coinciden en que el crecimiento de la FIL ha sido enorme. Citando estadísticas comparativas del 2007 al 2008, el número de editoriales asistentes subió de 1,674 a 1,947. Ambos esperan que el crecimiento y progreso que hasta ahora ha tenido se consolide y que llegue a ser el espacio de encuentro de muchas más lenguas que la española.

El Salón de Derechos donde se manejan los negocios que benefician a editores y escritores, se duplicó desde su última edición.

Datos relevantes

Sitio de internet: http://www.fil.com.mx/

  • Creada en 1987 por iniciativa de la Universidad de Guadalajara
  • Los Ángeles es el Invitado de Honor para 2009
  • Es el mayor mercado mundial de publicaciones en español.
  • Más de medio millón de personas se dan cita durante sus nueve días
  • Tiene 34 mil metros cuadrados de área de exposición, con más de 1,600 casas editoriales provenientes de 40 países
  • Ofrece intercambio con personas interesadas en el acontecer cultural: escritores, académicos, artistas, intelectuales, lectores y mas.
  • Patrocina el Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances que otorga la Asociación Civil del Premio de Literatura Latinoamericana y del Caribe Juan Rulfo, fundado en 1991 por la Universidad de Guadalajara.
  • El Premio Sor Juana Inés de la Cruz es una distinción que desde 1993 se concede aquí a una novela publicada escrita por mujeres en idioma español.
  • El Premio Nacional de Periodismo Cultural Fernando Benítez, fundado en 1991

f

1 Trackback / Pingback

  1. Bitacoras.com

Los comentarios están cerrados.