Un día de violencia en la Argentina

***

[ad#OpenX-3]

***

La ola de violencia en la Argentina no para. ¿Habrá un parate en algún momento? Quién lo sabe. Todos esperan un cambio. Y todos se cansan de escuchar, de vivirla, de tener que cuidarse cada vez que salen, o entran a la casa. O se guarda el auto. Y seguro que en la oscuridad hay alguien escondido esperando, acechando a la víctima que quiere ingresar a su casa.

Y siguen los casos cada día y a cada hora suceden nuevos robos.

Dos motochorros atacaron a un jubilado que llegaba a su casa luego de sacar dinero del banco situado a unas diez cuadras de su casa. El monto que le robaron al anciano era para pagar sus deudas. Y así, todos los días la página de policiales de los diarios se cubre de historias parecidas con personajes diferentes. Le llevaron 16.000 dólares. Fue en Castelar.

Huyendo de la policía los ladrones mataron a una niña de 9 años… eso sucedió unas noches atrás en el partido de Avellaneda en Buenos Aires. Habían robado una camioneta un momento antes, eran perseguidos por la policía y quiso el destino que cruzaran la calle una mamá, embarazada de dos meses y su hija. La niña murió en el acto y su mamá fue trasladada al Hospital Fiorito.

Los delincuentes dejaron la camioneta y desaparecieron dentro del asentamiento.

En la localidad de Ramos Mejía, en el partido de La Matanza, al oeste del Gran Buenos Aires, un grupo de cinco delincuentes asaltó a una familia que vivió su angustia cuando los malhechores, uno de ellos con una ametralladora los hicieron ingresar de nuevo a su casa. En el interior de la casa estaba la señora de 67 años. Se llevaron joyas, un LCD, una notebook, un celular y 1.500 pesos en efectivo.

Carolina Píparo, la mamá del bebé que falleció luego de haber estado internado junto a su mamá luego de una salidera bancaria, pronto tiene que declarar y reconocer a los detenidos así la causa sigue su curso.

Uno no sabe si es mejor estar o no en casa cuando los delincuentes llegan. El Día de la Madre en Tucumán fue terrible para Gustavo Fagre. Estaba afuera con hijos y esposa cuando su casa fue visitada por visitantes inesperados. Cuando regresaron de celebrar se dieron cuenta que les habían llevado joyas, dinero y electrodomésticos.

Todo por más de 450.000 pesos. Una pequeña fortuna.

Mientras la Presidenta Cristina de Kirchner hablaba de su preocupación por la situación, en el barrio de Palermo, en Buenos Aires, hubo dos robos y una toma de rehenes.

¡Qué terrible! La gente teme salir, si vas a una fiesta no sabes qué puede pasar cuando llegues a tu casa, si entras con tu auto, también. Estamos a merced de estos personajes maléficos que andan buscando quedarse con lo ajeno sin tener problemas en matar. ¿Hasta cuándo? ¿Cuál es el límite? ¿Cómo volver a la situación de tranquilidad?

Leticia Pontoni

Nací en Argentina. Escribo para niños y adultos. Me gusta lo que hago y lo gozo cada día, pues hay que alegrarse cada día de nuestra vida. He hecho algunas traducciones del inglés al español. He ganado algunos premios y eso me hace feliz pues me da deseos de seguir en lo que hago.

1 Trackback / Pingback

  1. Bitacoras.com

Comentarios cerrados.