TIJUANA BLUES: Pancho y El Panchillo

Your ads will be inserted here by

Easy Plugin for AdSense.

Please go to the plugin admin page to
Paste your ad code OR
Suppress this ad slot.

Pancho perdió a su papá cuando era muy pequeñito. Su padre era un funcionario de alto nivel en la Penitenciaría de la Mesa (La Peni) y durante un motín a finales de los 70’s, Panchito se quedó sin Papá.

La madre de Pancho, muy guapa y parlanchina, era de esas mujeres a las que la elegancia de plano no se les da, pero saben muy bien cómo amenizar una reunión y conquistar al más duro de los corazones. Proveniente de una familia de conocidos comerciantes locales, “luchona” de nacimiento; se las arregló muy bien como madre soltera para darle a Pancho y a las dos hermanas de éste, todo lo que necesitaran y más: casa, vestido, comida y educación,  siempre en las mejores escuelas privadas de la ciudad.

Recuerdo mucho el rostro de Pancho porque además de ser un niño adorable, sus facciones eran muy similares a las del personaje de mi caricatura favorita: Speed Racer, ya saben: cejón, ojón, nariz y labios finos, chiquito, nunca creció mucho, pero como dice el refrán: “de lo bueno poco” y vaya que era buen niño, buen hermano, buen hijo y muy buen amigo.

De pequeños nos frecuentábamos mucho, nuestras madres eran amigas desde la infancia, y muchas veces fui testigo de cómo a muy corta edad Pancho tomaba responsabilidades en su casa y en el negocio de la madre, como si fuera mucho mayor.

En la secundaria nos perdimos un poco la pista, seguramente algún disgusto se daría entre nuestras progenitoras, ya que no encuentro otra explicación para el cese repentino de excursiones, idas al parque, juegos de voleibol en la cochera de su casa, o basquetbol en el jardín de la nuestra, y sobre todo la interrupción de nuestra travesura favorita: registrar los compartimentos secretos del armario de la madre, donde siempre encontrábamos lo mismo: fotos antiguas y otras no tan antiguas donde aparecía la familia completa, con el padre de Pancho siempre sonriendo. Pero más allá de las fotos con el vivo recuerdo del padre, a Pancho lo que más le interesaba de la transgresión al armario materno eran dos plumas fuente, a las que contemplaba con mística dedicación. Esas plumas fue lo único que pudieron recuperar del escritorio del padre, después del motín.

Volvimos a frecuentarnos cuando Pancho estaba a punto de graduarse de la Prepa, y aunque no con la misma frecuencia que cuando niños, nos vimos lo suficiente para darme una idea del giro que había dado su vida.

En el Instituto México, Pancho era popular, pero aun más popular lo era quien por un tiempo presumió como su mejor amigo: El Panchillo. Compartían el mismo nombre y su sed para los negocios, pero no el legado familiar, pues el Panchillo pertenecía a una casta de ‘pesos pesados’, que le abrieron muchas puertas a Pancho, gracias a su amistad con el retoño, al menos durante un tiempo.

Una buena época Pancho y el Panchillo fueron inseparables, haciendo un negocio tras otro: que una casa de cambio, que unos locales acá, que un terrenito mas allá, etc. etc. , y ni hablar de las fiestas y los viajes y los coches.

Your ads will be inserted here by

Easy Plugin for AdSense.

Please go to the plugin admin page to
Paste your ad code OR
Suppress this ad slot.

La madre de Pancho hablaba con mucho orgullo de la amistad de su hijo con el Panchillo, y no tenía ningún reparo en “presumir” los apellidos y procedencia ilícita de la riqueza de la familia de éste. Parecía no preocuparle de dónde venía todo ese dinero, ni las posibles repercusiones de los “negocios” en los que estaba involucrado el padre del retoñito. Encima, elogiaba al nene del narco, porque a pesar de “ser hijo de quien es”, era “bien sencillo” y “quería mucho” a su hijo, pues “no lo dejaba ni a sol ni a sombra”.

Un par de años después de la fiesta de graduación de la prepa de Pancho y el Panchillo, las cosas empezaron a cambiar. Para empezar, otra vez se distanciaron nuestras madres, pero ahora la mía compartió sus razones con nosotros: no son buenas compañías con las que anda Pancho, no me gusta nada “en lo que anda”.

Ese “en lo que anda” nunca me quedó muy claro, tenía mucho Kurt Cobain en la cabeza para ponerme a pensar en la amenaza del narco en Tijuana. Lo que si alcanzaba a ver era que Pancho no era el mismo de antes, y las pocas veces que coincidimos, su chispa se había apagado, se le veía intranquilo, apenas llegaba a un lugar ya se quería ir no se adonde.

La ultima vez que vi al pancho estaba en una cabina telefónica afuera de un Oxxo, me vio pero no me saludó. Se le veía ansioso, descompuesto y le brillaban la frente y las mejillas como después de haber sudado por algún esfuerzo, probablemente de caminar con prisa o correr. No me saludó y yo por un raro instinto de supervivencia hice lo mismo.

Para entonces mi madre ya tenía mucho tiempo de haberle “retirado” su amistad a la madre de Pancho, así que no teníamos mucha idea de qué había pasado entre la graduación y el día de la cabina.

Seguramente nada bueno, porque a los pocos días el cadáver de Pancho fue encontrado a la mitad de la carretera que lleva al Spring Break, con los sellos distintivos del salvajismo del narco.

Contrario a la opinión de la madre de Pancho, El Panchillo no era sencillo ni mucho menos. Era un arrogante retrógrado, sin ningún respeto ni educación, pero cuando hay dinero eso se le perdona a cualquiera, ¿verdad? Y si no, ¿explíquenme cómo es que el narco logró penetrar el tejido social en nuestro país, México? ¿Solito? No, lo siento, entró precisamente porque a más de la cuenta les importa un bledo de dónde y cómo llega el dinero.

Llámenme Insumisa pero: Sres. Padres de Familia, cuando se les meta en la cabeza la estúpida idea de llevar a sus hijos a la Piñata del “hijo del narco” de su escuela, acuérdense de esta historia.

© Marga Britto 2010

Marga Britto

Aprendiz de Madre, Malabarista del tiempo, Exiliada por Opcion, Cuestionadora de todo, Objetora de muy Poco, Activista de Closet, Escritora sin oficio. Aprendiz de Madre, Malabarista del Tiempo, Exiliada por Opción, Cuestionadora de todo, Objetora de muy poco, Activista de Closet, Escritora Crónica.

Marga nació y creció en la ciudad de Tijuana, México. Actualmente radica en la ciudad de Pasadena, CA.junto a su esposo e hija de 18 meses. Es Licenciada en Comunicación egresada de la Universidad Iberoamericana, y comparte su tiempo entre vivir su maternidad a tope y escribir una columna semanal en su blog www.madresinsumisas.com.
Acerca de Marga Britto 58 Articles
Aprendiz de Madre, Malabarista del tiempo, Exiliada por Opcion, Cuestionadora de todo, Objetora de muy Poco, Activista de Closet, Escritora sin oficio. Aprendiz de Madre, Malabarista del Tiempo, Exiliada por Opción, Cuestionadora de todo, Objetora de muy poco, Activista de Closet, Escritora Crónica.Marga nació y creció en la ciudad de Tijuana, México. Actualmente radica en la ciudad de Pasadena, CA. junto a su esposo e hija de 18 meses. Es Licenciada en Comunicación egresada de la Universidad Iberoamericana, y comparte su tiempo entre vivir su maternidad a tope y escribir una columna semanal en su blog www.madresinsumisas.com.

9 Comments

  1. Hola bueno dias!
    Se que mucha gente que te ha leido y ha externado buenos comentarios sobre tu trabajo.. de igual forma lo pienso… si son crudas realidades a las que nos enfrentas al leerte pero no podemos tapar el sol con un dedo… vivo en México DF… y la verdad me duele ver como mi pais dia con dia va agonizando… por tantos males que padece entre ellos el Narcotrafico.. me siento muchas veces incapaz de no poder hacer gran cosa… voy a tomarme el atrevimiento de compartir esta historia con mis conocidos….que pueda hacer que tomen conciencia y mayor atención con el tipo de amistades que sus hijos tienen.

    Gracias por abrirnos los ojos… por hacernos recapacitar y tratar de cambiar desde donde estemos un poco de lo que hoy vivimos.. y sobre todo por aletarnos de cosas que quizas dejamos pasar porque les damos poca importancia!

    Que Dios te bendiga y te cuide siempre!

    • Estimada Patricia:

      Gracias por leernos y por dejar tu comentario.
      Es importante que hablemos de estas cosas como sociedad, y como dice Pamela en el comentario anterior al tuyo: hay que reconstruir el tejido social, el cual se ha dañado profundamente, los antes hechos aislados (de violencia), ahora son el pan de cada día, afectando tremendamente las vidas de todos y cada uno de los mexicanos.
      Hay que darle marcha atrás a este Narco_medievo que no está azotando.

      Un abrazo

  2. Marga. Esta es la cruda realidad y la doble moral de esta sociedad.
    Me parece importante hablar de estos sucesos, de estos hechos, aunque confieso me aterran, pues no me voy a dar el lujo de pensar que “eso no le va a pasar a mi hijo”, al contrario es algo que deo recordar todos los días para evitar que suceda.
    El martes fui a una plática sobre violencia y niños y justo dijo eso el especialista. “hay que reconstrir el tejido social que se rompió”. Qué tal si empezamos por lo cotidiano, nuestros hechos tienen consecuencias y respetar las rayas en los cruces, detenernos en un alto aunque no venga otro coche, no dar mordida auqneu lleven tu auto al corralón, respetar las rampas a discapacitados en las banquetas, etc. etc. etc. Si no respetamos lo elemental, lo demás llega solo.
    Gracias

    • Piñata se refiere muchas veces, a las fiestas de cumpleaños de los Niños. La expresión coloquial en lugar de ‘Vamos a la Fiesta”, se dice “Vamos a la Piñata”.

  3. Hola Marga!!

    Tu relato de hoy me resulta muy impactante, intento recordar algo similar en mi vida y en realidad no logro cabilar alguna coincidencia, a decir verdad siempre he sido muy selectiva con las amistades, porque en mi caso tambien mi mamá fue así, solo puedo recordar una amiguita de la secundaria que nunca le gusto a mi madre y varios años después amistades que procuraba evitarme, después me quedó claro el por qué… Y ahora lo agradezco siendo honesta, porque me dio la oportunidad de ser observadora e intuitiva.
    Y creo que es triste la frivolidad con la que se integra en cualquier ámbito a las personas que no cubren el perfil de ciertos círculos y que parece que lo único que cuenta es el poder adquisitivo que poseen, esto tiene más pinta de soborno. También me parece sumamente dramático la pérdida de valores que vamos teniendo en nuestra sociedad día con día, y se justifiquen con el escudo de “el gobierno no nos deja de otra” o el tan conocido “el que no tranza no avanza”… Todos tenemos nuestro grado de responsabilidad.
    Saludos!!

    • Gracias Marina.
      Si, efectivamente como dices la Frivolidad impera, y en este caso específico, se da un ejemplo de las serias repercusiones de vivir movido por esa frivolidad.
      Te mando un abrazo
      Marga

  4. Excelente reseña…..a mis 15 años yo tuve un pleito con mi papá porque no me dejo ir a una fiesta de una compañera de la escuela….en ese tiempo obviamente no lo entendía….pero hoy le doy gracias a mis papás que se preocuparon con quien me juntaba, a donde iba….pero la cuestion de que la gente se hace de la vista gorda es IMPRESIONANTE… y es horrible escuchar que digan…antes dejaban trabajar al narco y no pasaba las cosas que pasan ahorita…antes todos tenían dinero, el que no tranza no avanza…etc….me da asco hasta escribirlo….pero tristemente todavía hay gente que quiere pertencer a ese grupo de narcos.

    • Si y como dices son penosas las opiniones de algunas gentes, que al final del día se traducen en “dejar hacer y dejar pasar”. Digo si no puedes hacer nada, por lo menos deja de participar indirectamente no? Deja de legitimarlos. Es muy importante el Repudio social, no nada mas as acciones policiacas y del ejercito. Esto me lo dijo mi amiga @marivines

      Te mando un abrazo, Tienes muy buenos padres, y pronto te tocara a ti tomar la decisión de No llevar a tu hij@ a la Piñata del nene del narco de la escuela.

      Marga

2 Trackbacks / Pingbacks

  1. Bitacoras.com
  2. uberVU - social comments

Los comentarios están cerrados.