Tierra de terremotos

El 13 de noviembre del año pasado, 5.5 millones de californianos participaron en el ejercicio llamado “La Gran Sacudida del Sur de California”, un simulacro de terremoto de 7.8 puntos de magnitud.
Fue un operativo gigantesco de coordinación y entrenamiento y diseminación de información para la población, que indudablemente se repetirá, con el objetivo de mejorar la comunicación entre grupos de ciudadanos y de barrios y el público y dar a la gente más tiempo para prepararse.

Recursos

El peligro es tangible y concreto y las soluciones no son fáciles. El sur de California es una de las zonas urbanas más pobladas del mundo: uno puede viajar por horas en los freeways, a velocidad normal, sin que jamás se acabe el paisaje urbano. Construir según los más estrictos códigos es caro, y más aún es reforzar (retrofit) los edificios existentes.  Millones de residentes carecen de equipos de supervivencia para este caso. Y en la escala de prioridades del presupuesto estatal, las preparaciones para el Big One no están a la cabeza. A pocos políticos les gusta difundir profecías de apocalipsis.
Y aunque nos angustie y preocupe, aunque nos distraiga de los problemas que ya tenemos en exceso, sin embargo, es necesario que sepamos: si queremos seguir viviendo aquí, mejor conocer la realidad y prepararse. La Agencia Federal de Administración de Emergencias (FEMA) tiene aquí esta lista de sugerencias y buenos consejos para prepararse.

Otros se pueden hallar aquí y aquí. Mas aun, desde aquí usted puede pedir que le envíen gratis a su casa el folleto Echando Raíces en Tierra de Terremotos. También lo puede bajar por internet.

Feliz día.