Crónicas desde el Hipódromo | Representación

Marcha sindical en el DF

Al final se impone la apatía y la intolerancia hacia lo que sucede a nuestro alrededor y nos convertimos en la queja constante del que no se compromete y no participa.