¡Si va a excavar, primero llame al 811!

Felix Morales durante un entrenamiento de seguridad a instaladores de cables electricos en Selma, CA / Eduardo Stanley

Para quienes tienen casa con jardín, es una tentación agregar detalles decorativos o bien hacer reparaciones. Si bien esto puede ahorrarnos dinero, también puede transformarse en una pesadilla cuando no prestamos atención a una simple advertencia: “antes de excavar, llama al 811”!
Por ejemplo, si queremos instalar irrigadores o reparar una barda, lo normal, claro, es que tengamos que realizar una excavación. Pero, ¿sabemos lo que hay bajo del zacate? ¿Qué ocurre si rompemos una pipa con cables eléctricos o de gas natural?
“Hoy los cables de electricidad se extienden más bajo el suelo que por postes”, dijo Evelyn Escalera, vocera latina de la empresa eléctrica PG&E, con base en Fresno. “Por eso es muy importante saber qué hay bajo el suelo antes de emprender un proyecto”.
Incluso, asegura Escalera, en muchos casos el propietario debe pagar las reparaciones a las pipas y cables rotos.
Cuanto más grande y profundo es el proyecto, mayor es la necesidad de tomar precauciones —por ejemplo, si se desea instalar una piscina en el jardín trasero de la casa.
Y para esto se creó la línea telefónica 811, aunque también se puede usar la página internet http://call811.com.
Si el propietario emplea a un contratista, éste es quien debe llamar al 811, pero el propietario tiene la responsabilidad de asegurarse que se cumplió con este requisito.
“Llamar al ocho-uno-uno es asegurarse que se realizará una excavación de manera segura”, asegura Escalera. “Personal especializado visita el lugar y marca claramente por dónde hay pipas subterráneas de electricidad, agua o gas”.
Muchos contratistas no quieren llamar porque carecen de licencia y de seguro, sin embargo al llamar al 811 no se pide este tipo de documentación.
“Lo único que interesa es saber dónde se realizará una excavación y qué tipo de trabajo se realizará”, comenta Escalera. “Las llamadas deben hacerse entre 2 y 4 días antes”.
Para Felix Morales, un trabajador jubilado de PG&E y actualmente entrenador en temas de seguridad de esa empresa, incluso plantar un árbol puede ser un riesgo.
“Al llamar al 8-1-1 uno puede quedar tranquilo porque ellos vienen y marcan dónde están las pipas de luz, agua, gas…”
Morales llega más lejos y aclara que si bien en el campo hay menos riesgo, los campesinos deben siempre tener cuidado al manipular pipas de irrigación, especialmente cerca de las bombas de agua ya que usan energía de alto voltaje.
Asimismo, Morales advirtió que si un trabajador del campo ve un cable caido o a punto de caer, debe alejarse y reportar el caso a su mayordomo o contratista, pero nunca tocar ese cable.
Finalmente, Morales comentó que los árboles que plantamos en la casa crecen y a veces tocan cables de energía y pueden ocurrir accidentes. “Cuando las ramas tocan cables, es mejor no podar uno mismo sino llamar a su empresa de electricidad y ellos se encargan del problema”, concluyó Morales.