Un milagro de los Reyes Magos

Obvio, no festejábamos el 6 de enero, día de los Reyes Magos en toda América Latina. Ni creíamos en ellos, ni en Navidad. Festejábamos Januca. Pero una vez, hace muchísimos años, mi madre se sentó conmigo a elaborar la lista de regalos que esa misma noche dejaría dobladita en mis zapatos de niño. Dice ella que pedí un papá.
Me acuerdo de eso porque esta mañana, saliendo apurado y malhumorado por la puerta trasera de mi casa en el Este de Los Angeles camino a mi trabajo en La Opinión, pensando en mis preocupaciones tropecé con un globo de helío semi desinflado, azul, que camino al cielo se había quedado enmarañado entre las ramas del arbol de caquis.  Colgaba del globo un cordel y del cordel, unas hojas que, confieso, arranqué y me llevé conmigo y tengo frente a mí en este momento, que son las cartas de dos hermanitas, vecinas, con su lista, también ellas, de lo que le piden a los Reyes Magos.
Arriba de todo, un dibujo de los Reyes con sus nombres y el de un elefante que se supone los lleva, tres hermosos paquetes de regalos a su izqueirda, debajo de un arbolito de Navidad cuidadosamente armado y con una estrella en su punta.
“Queridos Reyes Magos“, dice Stefhani, y pide “unas botas peluditas con una blusa y un pantalón”, y también un “Nintendo DS de color rosa o blanco”. Sigue la lista: También unos pixels. También unas pinturitas. Por último un monopolis.”
Gracias, prometo portarme bien.
Karen parece un año menor… dibujó un corazón con un niño alado adentro y un halo encima de su cabeza. Pide regalos muy específicos: “Jungle in my pocket”, “Pet shop”, “My little pony” y otros, con nombres que desconozco.
Me emocioné, atesoré las cartas que llegaron del cielo con su carga de inocencia y esperanza, con sus sueños de poseer cosas que traerán la felicidad.
En la carta, por las dudas y si los Reyes Magos no lo sabían, aparece la dirección de las hermanas. La busqué en internet.
Intrigado y en busca de una nota sobre este día que cuente esta historia, envié a un reportero.
La dirección no existe.
Cómo quisiera llevarles algo a Stefhani y Karen. Pero ¿adónde?

4 Comments

  1. Realmente es dificil el no y el sicreer en los reyes magos. Yo comence hacerles un rito espiritual y todavia no veo. El milagro espero que para el 6 de enero dia de su festejo se me cumpla si es asi piblicare mi agradecimiento de este milagro y por ultimo no hay que perder la fe en dios por algo existen los reyes magos felicidades a todos y que la luz de dios y de los santos reyes sean con todos ustedes

  2. SOY ALICIA DE URUGUAY, MONTEVIDEO.
    HOY TENGO UNOS CUANTOS AÑOS DE VIDA Y DE EXPERIENCIA. PERO RECUERDO MI INFANCIA, MUY FELIZ EN ESTA FECHA . LOS REYES PARA MÍ ERAN MUY ESPERADOS ,YO ERA LA MAS PEQUEÑA DE LA FAMILIA TENIA DOS HERMANAS MAYORES QUE ME MIMABAN MUCHO Y ME HACÍAN TODOS LOS GUSTOS JUNTO CON MIS PADRES QUE ERAN DOS SERES HERMOSOS.
    PONÍA MIS ZAPATOS. PASTO Y AGUA, PARA LOS CAMELLOS.TODA UNA GRAN ILUCIÓN HERMOSA, QUE ME DURÓ HASTA LOS 12 AÑOS(NO SE RÍAN) CUANDO ME ENTERÉ QUE ERAN LOS PAPÁS LOS QUE NOS DEJABAN LOS REGALOS Y QUE LOS REYES NO EXCISTÍAN,ME DESILUSIONE.EN FIN TODA UNA LINDA HISTORIA HOY YA EN LA MADURÉZ Y SIN HIJOS BIOLOGICOS ME DAN DOS NIÑOS,PARA CRIAR ALEX DE 5 Y BELÉN DE 7, ELLOS SON MUY FELICES A MI LADO YA ESTÁN VIVIENDO UN SUEÑO Y HOY LES COMPLETO ESE SUEÑO CON LOS REGALOS QUE LES TRAERÁN LOS REYES MAGOS , QUIERO QUE DISFRUTEN COMO ME SUCEDIÓ A MI ESA ILUCIÓN .
    HAGO UN GRAN SACRIFICIO PARA COMPLACER TODOS SUS GUSTOS Y YO SOY FELIZ, VIÉNDOLOS A ELLOS DISFRUTAR.BUENO LA HISTORIA ES MAS LARGA Y PROFUNDA PERO NO LOS QUIERO ABURRIR. DIOS QUIERA QUE MUCHOS NIÑOS DEL MUNDO QUE PASAN MALAS EXPERIENCIAS, PUEDAN VIVIR AUNQUE SEA UN RATITO DE SU VIDA ESA ILUCIÓN Y FELICIDAD QUE NO SE REPITE NUNCA MAS EN LA VIDA. DIOS ILUMUNE UN INSTANTE A TODOS LOS NIÑOS DEL MUNDO Y LOS HAGA FELICES . GRACIA , GRACIAS POR ÉSTA OPORTUNIDAD DE EXPRESARME Y DECIRLES QUE SE ANIMEN A AYUDAR A LOS NIÑOS QUE PUEDAN Y COMO PUEDAN QUE DIOS TE DEVUELVE TODA ESA FELICIDAD.ADIOS A TODOS Y MUCHA SUERTE!!!!!!!!

  3. Yo tuve un hijo hace 20 años, en febrero de 1992, y en un viaje que hice a Cajititlán, pueblo donde está un templo famoso por los reyes magos, llegué embarazada y encomendé la salud de mi bebé a ellos, después nació sano y volví a dar gracias, después de muchos años no pude quedar embarazada, hasta que mi hijo tenía 17 años, nuevamente pude tener un segundo hijo que de igual forma encomendé a los reyes en otro viaje, y después de nacido regresé a dar gracias por mi segundo hijo, y dos años después de ese segundo bebé , quedé embarazada y volví a la misma práctica , continuamente dar y dar gracias cuantas veces me es posible ir a Cajititlán de los Reyes a dar gracias y a encomendar a mis hijos, ahora tengo tres varones. Lo atribuyo en gran parte a obra de Dios primero y de los Reyes magos.

  4. Deciamos en la Ciudad de Mexico cuando yo era niNa que aqui en los Estados Unidos el importante era Santa Claus y que para los niNos mexicanos eran los Reyes Magos, vienen a mi memoria despues de leer este articulo, la noches del cinco de enero para amanecer el dia seis en las que mi hermana Esther y yo trabajabamos toda la noche ayudandole a cuidar el puesto de juguetes a una seNora llamada Micaela. DoNa Mica le llamabamos nosotros con cariNo. Nosotras esperabamos con ansia que esa fecha llegara porque estariamos toda la noche despiertas, tomando cafe de olla y comiendo taquitos de frijol o de guisado que la senora preparaba y calentaba en un comal para pasar la noche, estariamos ahi, acurrucadas en nuestras sillas, muy bien cobijadas y con el frio rosandonos la cara, ahi estabamos mi hermana de menos de diez aNos y yo esperando a los padres que comprarian regalos para sus hijos.
    Nosotros que no recibiamos juguetes de parte de los nuestros, recibiriamos al terminar la noche dinero en efectivo por ayudar en cuidar la mercancia y acompaNar a la senora, pensando en eso no nos ponia triste no recibir juguetes esa noche, aunque si los deseabamos. Un aNo quiza 1978 haciendo cuentas, fue especial para nosotras porque un cliente, padre de familia y cliente que ya habia comprado muNecas, pelotas, y carritos a control remoto para sus hijos, sintio que nosotras como niNas que eramos tambien mereciamos un regalo y nos compro unas muNecas que se asemejaban en version mexicana a las Barbies que son tan famosas mi hermana me aconsejo no aceptarla, nos negabamos a recibirlas con la mirada baja y agradeciendo al mismo tiempo deciamos no, muchas gracias, tal como nuestra mama nos enseNo que debian decir las niNas educadas, pero el seNor insistio y finalmente si aceptamos esas muNecas, las gozamos y cuidamos por mucho tiempo, esa muNeca y otra que mis papas me compraron cuando ya tenia yo once aNos, fueron las dos unicos juguetes que recibi durante toda mi infancia, las dos en el dia de los Reyes.

Los comentarios están cerrados.