Que alguien me lo explique

Enlaces patrocinados

***

[ad#HTML-2]

***

Que alguien me explique esto sobre la República Dominicana. Pero como a una niña de dos años. Palabra a palabra. Con ejemplos ¿Qué hace el Ministro de Trabajo cuando hay huelgas de trabajadores para demandar sus prestaciones laborales? ¿Dónde se mete? ¿Está durmiendo? ¿Conversando con amigos? ¿Es que no le importa? ¿Y entonces? ¿Para qué lo designaron Ministro de Trabajo? ¿No se enteró de la demanda de los obreros de la Barrick Gold y que le cayeron a tiros?

¿Y el Ministro de Educación? ¿Qué dice a la demanda del 4% del presupuesto para Educación? ¿Del desastre del Seguro de los maestros? ¿De las escuelas sin techo, sin pupitres, sin pizarras? ¿Es eso Educación? ¿Y del pobre salario de los maestros mientras los funcionarios de ese Ministerio ganan un montón? ¿Es eso un Ministerio de Educación? Que me lo digan en puro dominicano, con todo y sus faltas de ortografía.

¿Y el de Interior y Policía? ¿Qué hace ante los crímenes que comete la PN? ¿Sabe que se meten de sicarios, matan, secuestran y extorsionan?

¿Y el Anti-Corrupción? ¿Hace algo ese Ministro? ¿Y el Ministerio Público? ¿Y el Contralor General de la Nación? ¿Y el Procurador? ¿Y el de Sanidad? ¿Sabe cómo están los hospitales? ¿Y el de Obras Públicas, sabe cómo están las carreteras y los puentes?

Se cambiaron de Secretarios a Ministros ¿sirvió eso para algo? Hasta donde yo sé, un Secretario de Estado cumple órdenes, un Ministro toma decisiones. ¿Y el pueblo, dónde queda? Ni siquiera de la mano de Dios, porque se ser así estaría en las buenas. Una vez, cuando el General Guzmán Acosta, en el gobierno de Balaguer, era jefe de la PN, fui con Carmen Mazara y Gladys Gutiérrez a preguntar por la suerte de un compañero y en ese momento sonó el teléfono. Llamaron para decirle que habían violado a una muchacha, que apresaron a un ladrón y a otro lo habían condenado a años de prisión. Enseguida el General llamó al Palacio, y dijo: comuníquenle al Presidente Balaguer que pasó esto y lo otro. Y pregunté ¿por qué comunicar cosas? Y me contestó el General, porque desde tiempos de Trujillo, a diario, a cada hora, todo se le comunica al Presidente. ¿Y ahora? ¿Nadie dice nada? ¿Es así, o estoy equivocada? ¿Les importa un pito? Los pobres maestros sin Seguro, con sueldos de miseria. Los trabajadores maltratados. Los corruptos en las buenas y algunos policías en camisa de once varas. ¿Ministros ciegos, sordos y mudos? Porque de ser así habrá que cambiarlos ¿O no, Señor Presidente?

Ya que usted, Señor Presidente, es un hombre medido, muy educado, que no le gustan las polémicas, le sugiero un Departamento de Boches. Si quiere, yo me hago cargo. Incluimos un pellizco, un jalón de orejas o de rodillas sobre un guayo con los brazos en cruz.

Ligia Minaya

Ligia Minaya, dominicana residente en Denver, Colorado. Escribe para Diario Libre, una columna sabatina con el título de “Saudades”. Ha sido juez, procuradora fiscal, profesora de criminología, consultora jurídica de la Secretaría de Medio Ambiente; y ha publicado varios libros, entre ellos: Palabras de Mujer (selección de los artículos escritos en el periódico Última Hora, 1977); El Callejón de las flores (cuentos eróticos,1999 y 2004); Cuando me asalta el recuerdo de ti (novela, 2003); Mi corazón tiembla en la sombra (novela, 2007); Mujeres de Vida Alegre (cuentos, 2009).

Latest posts by Ligia Minaya (see all)

Enlaces patrocinados

1 Comment

Los comentarios están cerrados.