Obama y la libertad de prensa

Presidente Obama, Rupert Murdoch, presidente de News Corp, y Roger Ailes, director de Fox News Channel
Presidente Obama, Rupert Murdoch, presidente de News Corp, y Roger Ailes, director de Fox News Channel

La historia nos recuerda que, los presidentes de los Estados Unidos, -exceptuando a Richard Nixon-, se han abstenido de atacar directamente a medios de comunicación específicos o a periodistas en particular. Aún más, nos dice que las figuras presidenciales han aplicado una estrategia de comunicación que cumple con un protocolo en el trato que le dan a la prensa, independientemente de la tendencia política del medio en cuestión.  Nos relata que por lo menos, han seguido la regla no escrita de no ponerse en evidencia, cuando les desagrada el trato que están recibiendo de ciertos medios de comunicación.

Como reza el viejo refrán, nunca es buena idea comenzar una pelea pública con alguien más pequeño de lo que uno es, ya que ello disminuye la imagen propia y eleva al oponente. Pues bien, esto es exactamente lo que el presidente Barack Obama y algunos de los funcionarios de su administración han estado haciendo para hacer frente a la crítica y evitar que otros sigan la tendencia. No es en lo absoluto una estrategia inteligente, sino más bien, arriesgada.

Las dos últimas semanas han sido extraordinariamente intensas en ese sentido. La Casa Blanca ha intensificado sus quejas contra FOX News Channel, comenzando con una condena expresada en el sitio oficial de internet o blog de la Casa Blanca donde se cuestiona la orientación política de los comentaristas de FOX, hasta la decisión de la administración de excluír a Fox News en una reciente ronda de entrevistas presidenciales dominicales y las declaraciones de la directora de comunicaciones de la Casa Blanca Anita Dunn, quien dijo que Fox News no es realmente una organización de noticias.

“La realidad es que Fox News a menudo opera casi como el brazo de investigación o el brazo de comunicaciones del Partido Republicano (…) Obviamente, él [el Presidente] irá a Fox porque él  interactúa con sus adversarios ideológicos y ya lo ha hecho antes. Lo hará de nuevo. No puedo dar una fecha, pero, francamente, no puedo dar fechas para nadie en este momento”.

En respuesta a las declaraciones de Dunn, el vicepresidente general de Fox News, Michael Clemente dijo lo siguiente:

“Un creciente número de espectadores recurren a Fox News, tanto para las noticias y como para obtener opinión, y ciertamente, el promedio de los consumidores de noticias pueden distinguir entre la sección-A del periódico y la página editorial, que es lo que nuestra programación representa.

Así que con todo respeto a cualquiera que aún pudiera estar confundido sobre la diferencia entre la transmisión de noticias y la opinión vibrante, mi sugerencia sería que se concentren en las historias noticiosas y a los hechos en lugar de atacar al mensajero, lo que a través del tiempo se ha visto nunca ha funcionado”.

Pero Obama parece muy determinado en su esfuerzo por persuadir a otras organizaciones de noticias a distanciarse de las inclinaciones informativas de Fox News, pues vimos al jefe de personal de la Casa Blanca, Rahm Emanuel declarar en CNN que es importante “evitar que CNN y los otros [medios] en el mundo, sean prácticamente persuadidos a seguir la tendencia de Fox “, mientras que a la vez, el jefe político de la Casa Blanca, David Axelrod apareció en ABC, para reiterar que “[FOX] en realidad no imparte noticias“.

Las reacciones no se han hecho esperar, al grado de que senador Lamar Alexander tomó el estrado del Senado para instar al presidente Obama y sus ayudantes a cesar sus ataques contra los críticos de la Casa Blanca, a la vez que acusó a Obama de usar tácticas al estilo de Nixon, como la construcción de una “lista de enemigos“. Alexander condenó la táctica del presidente de originar una persecución de opositores políticos y miembros de los medios de comunicación, como Rush Limbaugh, la Cámara de Comercio de los E.U. y los comentaristas de Fox News.

Uno de los más recientes intentos de la administración de Obama para boicotear a Fox News  ocurrió justo el jueves, cuando el Departamento del Tesoro trató de impedir que esta organización  entrevistara al zar ejecutivo de pagos. En una acción de solidaridad –tal vez mera protección de intereses entre colegas- ABC, CBS, CNN y NBC se negaron a participar en la entrevista a menos que se incluyera a FOX; y allí estaba el equipo de cobertura presidencial, de pie y respaldando todos juntos la libertad de la prensa.

Este fue un atroz y vergonzoso intento de violación a la Constitución por parte de la Casa Blanca. A la Primera Enmienda para ser específicos, sólo evitada –afortunadamente, al hecho de que el equipo completo de prensa presidencial, más allá de ideologías, se adhirió a los principios y ética del periodismo. Fue en verdad inspirador ver el amor y respeto por la profesión, más allá de la potencial intimidación del aparato y poder de la Casa Blanca.

Por otro lado, es cierto que al resto de los medios tradicionales –especialmente los que se identifican como liberales-, les ha llevado un buen tiempo el ponerse al día con los reportes de FOX, o tal vez simplemente se abstienen de hacerlo, como fue en los casos de Van Jones o de ACORN.

Con lo números de aceptación en encuestas a la baja y los problemas críticos acumulándose, es entendible que la administración Obama se encuentre bajo excesiva presión. No obstante, el intento de aislar a FOX en cuarentena no es una idea inteligente; tanto por principio como por razones prácticas  ya que las tres emisiones vespertinas de FOX cuentan con una audiencia de 20 million de espectadores y porque, según el centro PEW, la audiencia de la cadena está compuesta de un grupo muy diverso en el espectro político, incluyendo a conservadores, liberales y moderados.

Incluso algunos medios liberales ha calificado la ‘cacería’ de la Casa Blanca contra FOX, ‘pasada de la raya.’ David Zurawik, crítico de televisión para el Baltimore Sun, expresó a los medios:

“Creo que es atroz por parte de la Casa Blanca, esa es mi primera reacción; mi segunda reacción es que estoy muy animado por el  hecho de que los demás miembros [de la prensa] dijeron que no, que si Fox no puede tomar parte, nosotros no tomaremos parte. De lo que realmente se trata, para mí, es el poder ejecutivo del gobierno tratando de decirle a la prensa cómo debe comportarse”.

Ciertamente, es muy difícil de creer que al vivir en una democracia como EE.UU., el presidente Obama esté dirigiendo sus esfuerzos para representar a sus opositores -incluyendo FOX, el único medio noticioso  conservador de alcance nacional- como ilegítimos. La opción para el debate social y político es indispensable para el bien y el equilibrio de cualquier nación. Lo que está sucediendo en EE.UU. es sorprendente, ya que incluso en las democracias del llamado Tercer Mundo como México, la gente se ha tornado extraordinariamente crítica de la actuación del gobierno, participando vigorosamente en el debate público sostenido fuera y a través de los medios de comunicación. En ese sentido, el caso de Hugo Chávez en Venezuela, sería el último que desearíamos ver en América.

Por el bien y la preservación del periodismo, el papel de los medios debe entenderse como vigilante de las entidades privadas, públicas y oficiales, incluyendo su habilidad de denunciar corrupción y fraude, cuando la  ocasión se presente.

Fox News responde al criticismo de la administración Obama (video)

Las razones de la CB para vetar a FOX

El principal problema que se conoce causó la irritación inicial de Obama fue la controversia del reverendo Jeremiah Wright. Aunque la historia original se transmitió por la cadena ABC, ésta fue seguida de cerca por FOX,  planteando la interrogante del tipo de asociación que el entonces candidato presidencial, tenía con el predicador y con su ideología; ideología del mismo hombre al que Obama da crédito del título de su libro “The Audacity of Hope” [La Audacia de la Esperanza]. Wright -recientemente retirado- ganó notoriedad por sus frecuentes declaraciones divisivas hechas desde el púlpito. Entre otros, en su primer sermón tras los atentados del 11 de septiembre, el reverendo dijo que EE.UU. había provocado los ataques “con su propio terrorismo,” haciendo referencia a los bombardeos de Hiroshima y Nagasaki.

Luego, surge la controversia de Bill Ayers; la historia fue cubierta esencialmente por FOX como la única cadena importante que dio seguimiento. Fue muy mal recibida por la Casa Blanca.  Ayers, mostrado como un ‘terrorista doméstico,’ pertenecía a un grupo contra la Guerra de Vietnam, cuyas protestas  contra las políticas de EE.UU. fueron ejecutadas bombardeando el Pentágono, el Capitolio de los Estados Unidos y otros edificios gubernamentales; pero pese a su propia confesión cuando escribió en su libro Fugitive Days [Dias de Fugitivo], “No me arrepiento de haber puesto las bombas. Lo que siento es que no hicimos lo suficiente”, Ayers logró evadir prisión cuando los cargos fueron retirados por falta de evidencia. El presidente siempre ha mantenido que no conocía a Ayers.

La relación Ayers-Obama se volvió tema en las noticias cuando surgieron detalles del apoyo otorgado a su primera competencia por el Senado de Illinois y por una pequeña contribución a la campana de Obama en el 2001. Otra información revelada en los reportes fue que Ayers sirvió simultáneamente a   Obama –entre diciembre de 1999 y diciembre de 2002- en el consejo de un par de organizaciones no  lucrativas, una de las cuales (Chicago Annenberg Challenge), fue acusada del gasto dudoso de millones de dólares.

FOX también realizó un seguimiento meticuloso del proceso de selección del gabinete gubernamental,  ya que varios de los nominados de la administración Obama, habían incumplido el pago de sus impuestos. Entre ellos, el ex senador Tom Daschle, originalmente nominado como secretario de salud,   teniendo que dimitir debido a la presión política por no haber pagado alrededor de 128,000 dólares en impuestos vencidos, más unos 12,000 en intereses. Otros prominentes nominados de Obama siguieron la tendencia, entre ellos, una pieza clave para la nueva administración, el Secretario del Tesoro Timothy Geithner, quien admitió errores en el reporte de sus impuestos en el pasado, pero sobrevivió mediante la confirmación del Senado, pese a su pago tardío de 34,000 dólares en impuestos vencidos.

A inicios de septiembre, la renuncia de Van Jones como asesor ambiental de la Casa Blanca  se atribuyó a la presión de algunos republicanos, y a la extensa cobertura que FOX proporcionó a su audiencia sobre el caso. Van Jones enfrentaba acusaciones por su asociación a un grupo de tendencias marxistas, y por su pasado de activismo considerado como radical, incluyendo la firma de una petición que colocaba los ataques del 9-11 como una conspiración del gobierno, permitida por funcionarios de la administración Bush “como pretexto de guerra”.  Aunque Jones ofreció una disculpa pública en consideración a los familiares de las víctimas del 9-11, también dijo que no gastaría su valioso tiempo “defendiendo o explicando mi pasado”.

Otra transmisión exclusiva de FOX –al principio prácticamente ignorada por el resto de los medios, fue el caso de corrupción relacionado con prostitución de la Association of Community Organizations for Reform Now (Asociación de Organizaciones Comunitarias para una Reforma Ahora o ACORN). La historia se tornó explosiva cuando FOX transmitió el cuarto de una serie de videos amateur,  mostrando a una empleada de la oficina de ACORN en San Bernardino, California, que respondía a  las peticiones de un par de reporteros independientes que posaban como una prostituta menor de edad y un padrote, respectivamente, quienes solicitaban ayuda en el establecimiento de una red de prostitución infantil.   El escándalo provocó el despido de los empleados involucrados, el inicio de una investigación criminal y que muchas instancias federales –incluyendo la Oficina del Censo de los EE.UU. y el Servicio de Recaudación de Impuestos – cortaran todo nexo con la organización ACORN.

Durante las transmisiones de FOX, se realizaron menciones específicas de los vínculos del Presidente con ACORN, particularmente, en sus programas de formato de opinión editorial. Al dar seguimiento a la historia, otros medios también reportaron que cuando era candidato, Obama enfatizaba en su trayectoria como “organizador comunitario” y nexos adicionales fueron expuestos, como el hecho de que la campaña de Obama había pagado más de $800,000 a los proyectos de desarrollo de promoción del voto de ACORN. En febrero de2008, el Comité de Acción Política de ACORN endosó su apoyo a Obama sobre Hillary Clinton, y el sitio cibernético de la campaña de Obama Organizando America, presumía el apoyo del entonces candidato hacia el grupo.  Entre otros, FOX había estado reportando sobre el caso más grande de fraude en el registro de votantes cometido en el estado de Washington, por ACORN.

El asunto del czar de ‘escuelas seguras’ Kevin Jennings reportado por FOX se convirtió en polémica.  La  controversia surge cuando Jennings admitió que “debí haber manejado [la] situación de manera diferente” refiriéndose a que no reportó el hecho de que un estudiante de 15 años de edad le había confesado que estaba involucrado en una relación sexual con un hombre mayor al que había conocido en un baño.  Republicanos de la Cámara de Representantes acusan al czar de escuelas seguras de negligencia en el caso de “abuso sexual de un menor”.

Jennings también ha sido criticado por apoyar una agenda abiertamente homosexual para la educación  en escuelas públicas y por su autoría del prefacio de un libro titulado Queering Elementary Education [una traducción de la connotación original puede ser Homosexualizando la Educación Primaria], el que plantea la enseñanza de la “identidad” sexual (lo que algunos llaman “iniciación”) a los niños en educación elemental o primaria; y por admitir el uso de drogas en el pasado.  La controversia creció aun más cuando un ex agente del FBI entrevistado por FOX, realizó acusaciones perturbadoras sobre la  North American Man/Boy Love Association (Asociación para el Amor del Niño/Hombre en Norte América), una organización abiertamente adulada por Jennings.  Ningún otro medio de penetración importante ha dado seguimiento a esta arista de la historia, con excepción de unos cuantos reportes sobre la petición específica de 53 republicanos que demandan su despido.

Otra cobertura de FOX que ha irritado a la Casa Blanca incluye una serie de videos que muestran escolares infantiles cantando alabanzas, [el video ha sido removido de YouTube] literalmente, al  presidente, las que la cadena nombró como ‘adoctrinamiento;’ y un video donde la directora de comunicaciones de la Casa Blanca Anita Dunn, expresa su admiración por el dictador comunista y asesino masivo Mao Tse Tung, y lo presenta como un modelo a seguir.

1 Comment

  1. Las interceptaciones y la prensa.
    El escándalo de las escuchas ilegales de Rupert Murdoch, y sobre los estándares del periodismo vender, robar, fabricar historias, acosar y difamar.

    La prensa es muy poderosa. tienen intereses comunes y unas prioridades que les benefician… Se trata de supervivencia”.

    Las interceptaciones telefónicas de las víctimas del 9/11 y de otras más, tienen que ver con el negocio de los seguros. Nos exigen pagar puntualmente los seguros obligatorios, pero cuando uno intenta cobrar algún beneficio es cuando la información es lo que más vale.

    Yo aun intento cobrar un seguro de estudios que después de 30 años ya no me sirve.

    Como dice el “Padrino” les voy hacer una oferta que no podrán rechazar.

2 Trackbacks / Pingbacks

  1. Bitacoras.com
  2. uberVU - social comments

Los comentarios están cerrados.