Murió Ted Kennedy

El senador Edward Kennedy, reconocido político que bregó por los derechos civiles, la reforma migratoria y la defensa de trabajadores y minorías y último representante de una mítica dinastía familiar política, falleció de cáncer cerebral a la edad de 77 años.

Hermano menor del presidente John F. Kennedy y del procurador general y senador Robert Kennedy, ambos asesinados en su juventud, Edward Moore Kennedy era considerado el “león liberal” en el Senado.

Actualización: las agencias noticias informan que los restos de Edward Kennedy serán velados en Boston, Massachusetts, desde donde llegarán para su funeral y posterior entierro en el cementerio nacional, Arlington, Virginia.

Los restos del senador de Massachusetts, Edward Kennedy, serán velados en la capital del estado, Boston, antes de ser trasladados a Washington, donde serán enterrados en el Cementerio Nacional de Arlinton, informó ayer  la prensa local. El Senador falleció en la noche del martes en su casa de Hyannis Port, Massachusetts. Su tumba será emplazada cerca de la de sus hermanos.

Kennedy se postuló a la presidencia por el partido demócrata en 1980, sin lograr la nominación de su partido.

Recién la semana pasada, el senador había publicado una carta enviada al gobernador de Massachussets en la que le encarecía establecer nuevas regulaciones para apurar el proceso de reemplazo en caso de ausencia de uno de los senadores del estado (el otro es el también candidato presidencial John Kerry), lo que dio a la opinión pública una pauta de la gravedad de su estado.

La ley de Massachussetts estipula elecciones especiales que se llevarían a cabo entre 145 y 160 días desde la vacancia del puesto, para elegir a un nuevo senador, lo que podría restar apoyo a la reforma de salud que Kennedy tanto anhelaba, y que puede llegar a votación el mes próximo.

Para Ted Kennedy, la reforma de salud era “la causa de mi vida”. Promulgó durante años legislación para ampliar la ayuda federal en materia de salud y era ferviente adherente de la cobertura “universal”, que cubriese a todos los residentes del país y que implicase una masiva participación del gobierno para proveer esta cobertura a quienes no pudiesen pagarla.

“Hemos perdido al centro irreplacable de nuestra familia y a la luz gozosa de nuestras vidas, pero la inspiración de su fe, optimismo y perseverancia vivirán en nuestros corazones para siempre”, dijo el clan Kennedy en un comunicado. “Amó a su país y dedicó su vida a servirle”.

Pese a que Kennedy declaró que sufría de cáncer hace ya un año, siguió compareciendo en la mayoría de las votaciones importantes en el Senado y presente en los debates más importantes del momento político.

Momentos después del anuncio del fallecimiento comenzaron a hacerse públicas declaraciones de distintos políticos y personalidades nacionales e internacionales, haciendo hincapié en las cinco décadas de servicio público del senador, su calidad como orador y la importante legislación que promulgó en distintos campos.

Durante muchos años y principalmente en virtud de su pertenencia a una familia patricia con visos de tragedia, Kennedy fue considerado como el candidato “inevitable” de los demócratas a la presidencia, especialmente en 1972. Sin embargo, en 1968 una nueva tragedia dio por tierra con sus aspiraciones presidenciales. En un accidente automovilístico, manejando su Oldsmobile cayó de un puente en la isla de Chappaquiddick. Una joven pasajera, Mary Jo Kopechne, se ahogó. Kennedy fue cuestionado por supuestamente no haberse jugado la vida para salvar la de la mujer, y sus detractores hicieron circular versiones aún más maléficas sobre el incidente.

Las posturas del senador y especialmente su prestigio como integrante del famoso clan Kennedy lo hicieron blanco de ataques por parte de la oposición política en el partido Republicano. Durante la campaña electoral presidencial de 2004 en la que el otro senador de Massachussetts, John Kerry, fue el candidato demócrata, la manera de tachar a Kerry de extremista, radical, liberal e izquierdista era decir que se encontraba incluso a la izquierda de Kennedy, símbolo para muchos republicanos de ese tipo de posiciones.

Las cinco décadas -exactamente 47 años- que Kennedy sirvió en el Senado constituyen un récord histórico, sólo superado por el de Strom Thurmond, senador de Carolina del Sur, quien falleció recientemente a la edad de 100 años.

Kennedy fue importante para la comunidad latina en Estados Unidos, aparte de su labor por el movimiento sindical y las minorías, por haber redactado y promovido, junto con el republicano John McCain -luego candidato presidencial en 2008- la reforma de inmigración. Pese al apoyo del entonces presidente George W. Bush, la propuesta migratoria fracasó en el Congreso, que reaccionó de esa manera -cerrando filas, con susto y aprehensión- a las manifestaciones multitudinarias en pro de esta reforma que tuvieron lugar en todo el país desde marzo de 2006 hasta fines de aquel año y en las que participaron millones de personas.

3 Comments

  1. Así es Gabriel… este hombre en forma pacífica logró desestabilizar al dictador Pinochet quien por motivo alguno quería permitir su ingreso a Chile..pero tratandose de un senador de la primera potencia mundial le tembló la mano….Creo que en su brutalidad Pinochet no sabía de las distintas corrientes que existen incluso en EUU, menos aun de humanismo. Gracias por esta tribuna y mi pésame a todos los que lamentan la muerte del senador.

  2. Contestando a Juan José Pinto: eso de Chile, en mi ignorancia, es un aspecto que desconocía, pero que agrega al halo que se ha formado en torno a Kennedy. Tradicionalmente se lo consideraba el más “debil” de los tres, y si bien llegó al Senado a la temprana edad de 30 años, su mayor ventaja era el pedigree familiar. Por eso, su montaña de legislación social demuestra que uno puede no ser izquierdista, ser millonario y patricio y sin embargo tener sentido común y sentido de humanidad. En este país pocos quedan de esa raza. Lamento su muerte porque nos priva de ciertas esperanzas y de alguien que, aunque parte del grupo de poder, representaba y protegía a los que menos tienen.

  3. No es habitual que politicos de los Estados Unidos tengan simpatias en América del Sur, Ted Kennedy es una excepción, especialmente en Chile, país al que siempre apoyó en su lucha contra la criminal dictadura de Pinochet….la enmienda Kennedy que suspendió las ventas de armas a Chile por parte de Estados Unidos fue un golpe que la dictadura resintió…Muchos derechistas chilenos que hoy se declaran “democratas” y “defensores” de los DDHH, apedreaban la caravana del senador norteamericano cuando vino a Chile en 1986…. Chile lo recuerda con cariño. Que descanse en paz.

1 Trackback / Pingback

  1. Bitacoras.com

Los comentarios están cerrados.