Mujeres nicaragüenses desafían la pobreza y el desempleo

Las mujeres de la pequeña comunidad nicaraguense de El Carizal, que decidieron emprender una coperativa de producción de mermeladas orgánicas con frutas locales, en lugar de seguir padeciendo la falta de empleos. (Foto cortesía Lauren Stocker)

EL CARIZAL, Nicaragua.— En esta comunidad agrícola de apenas 250 personas, las fuentes de ingresos son trabajos temporales que terminan casi siempre desempeñado los hombres. Las mujeres, que han visto esos empleos ir y veni, con pocas posibilidades de que sean para ellas, están aprendiendo a desarrollarse como empresarias, produciendo una popular línea de mermelada orgánica.

La última oleada de empleos que llegó a El Carizal fue durante la filmación de la popular serie de televisión de CBS, Survivor (En inglés, “Sobreviviente”).

Las dos últimas sesiones se filmaron en la playa privada llamada Hermosa, a la que se llega pasando por este pueblo. La mayoría de los hombres consiguieron empleo.

[ad#Google Adsense-3 300×250]

“Las mujeres podían cocinar y limpiar, aunque siendo bilingue tenías oportunidades en la producción, pero fuera de esto, ninguna de nosotras trabajó allí”, explicó Doña Nelly, de 55 años, la matriarca de El Carizal.

Pha Lo

Mientras el patio trasero de sus casas se transformaba en un set donde se recreaba una idea de la realidad, las mujeres aseguran que su realidad fue alterada. La filmación trajo ventajas y desventajas: buenos salarios durante seis meses pero también la prohibición de pescar en ciertas áreas, algo que afectó a esta comunidad que depende del mar. La producción también limitó el caminar por algunos lugares.

“Fue extraño que te digan dónde puedes ir. He vivdo aquí durante décadas”, dijo Doña Nelly. “Pero lo bueno es que los hombres tenían trabajo, entonces las mujeres podemos concentrarnos en proyectos a largo plazo”.

Uno de esos proyectos es una cooperativa productora de mermelada: Cooperativa de Condimentos Carizal, compuesta de diez abuelas y madres, algunas de ellas solteras.

El grupo, organizado en noviembre del 2010 por Doña Nelly y su hija Belkys, reunió a mujeres en una aventura empresarial usando las habilidades que tenían.

Con la ayuda financiera de dos estadounidenses, las mujeres de El Carizal se empezaron a organizar. Basándose en un estilo de vida orgánico practicado durante décadas, las mujeres decidieron hacer mermelada usando frutas locales.

“Esta era una oportunidad para despegar. Quería ver si podía hacerlo”, dijo Aurelia Monestal, viuda y madre de dos hijos.

Con la ayuda de sus amistades estadounidenses, las mujeres aprendieron recetas y técnicas de envasado.

Ahora producen cinco populares sabores, incluyendo mango, granadilla (o fruta de la pasión), fruta del dragón (o pitahaya), piña y tamarindo. Todas estas mermeladas son orgánicas, contienen un mínimo de ingredientes y se usan frutas de la zona.

Las mermeladas de El Carizal se han convertido en populares localmente, en parte por su buen sabor y por la historia de las mujeres que las producen.

Entre sus clientes se cuenta una panadería y café, ubicada en un mercado al aire libre de un pueblo vecino. Algunos leales clientes compran estas mermeladas por cajas y las envían a sus amigos y familiares en Estados Unidos y Canadá.

El dinero ganado se ha usado para pagar deudas en las tiendas locales, cuentas médicas y darse algunos pequeños lujos como fiestas de graduación de los niños.

A medida que aumenta la demanda, las mujeres están aprendiendo inglés básico para poder interactuar con los clientes. Para muchas, es la primera vez que van a la escuela.

Sin saberlo, la curiosidad por Nicaragua que despertó la filmación de “Survivor”, combinado con la tendencia mundial de consumir productos orgánicos, posicionó a esta pequeña cooperativa de mermeladas ante la posibilidad de gran crecimiento.

Por ahora, las mujeres están enfocadas en compartir sus productos y enseñar a otras mujeres a empezar un negocio.

Doña Ilicia, de 69 años, confía en que pronto la mermelada que producen estará disponible en el mercado internacional. “Quiero que la gente que la pruebe sepa que mujeres de este país la produjo y espero que les guste”, dijo.

Pero para esto deberán enfrentar un nuevo desafío.

La mermelada se produce actualmente en la pequeña cocina de Doña Nelly, por lo que es difícil que pase inspecciones de salubridad para obtener el permiso de exportar. Recientes esfuerzos de recaudación de fondos están destinados a la construcción de una cocina profesional que permita la obtención de los certificados sanitarios necesarios para lograr posteriormente el permiso de exportación.

Uno de los primeros inversores, Tim Kelly, estima que tomará al menos un año ver productos de El Carizal en las tiendas de Estados Unidos.

“En dos años, espero que éste sea el único trabajo que tenga”, dijo Doña Nelly. Actualmente ella está trabajando con otras mujeres en la producción de vino orgánico.

La serie de “Survivor” filmada en Nicaragua se está pasando ahora en la televisión con grandes niveles de popularidad.

Las dos mujeres de mayor edad del grupo, Doña Ilicia y Doña Nelly, que han sobrevivido años de cambios y convulsiones en Nicaragua con poco impacto en sus simples estilos de vida, se mantienen imperturbables por la atención que están recibiendo.

Señalando las altas sierras detrás de ella, Doña Ilicia bromea diciendo que ella es una verdadera sobreviviente. “Nací allí donde había dos casas y monos. Mi cordón umbilical fue cortado con un machete”.

Traducción: Eduardo Stanley.

1 Trackback / Pingback

  1. Bitacoras.com

Los comentarios están cerrados.