MAXIMAS Y MINIMAS: El que aprende a reírse de sí mismo, nunca le faltará motivo para reírse

Esta es la parte 49 de un total de 95 partes en la serie Aforismos / Rafael Carvajal

***
[ad#Google Adsense-10]
***

El que aprende a reírse de sí mismo, nunca le faltará motivo para reírse.

Hay quienes son más modestos con el éxito que los que lo son con el fracaso.

Me pregunto si a Dios la voz de la conciencia se atreve a tutearlo.

El dinero no compra amigos, pero sí los renta.

Más vale una crítica sincera que un cumplido hipócrita.

Pregunta: ¿Qué tienen en común un estudiante de física y uno de medicina?
Respuesta: Ambos estudian la gravedad de los cuerpos.

Los que dejan sus huellas en la arena de la vida, lo hacen con botas de trabajo.

El humor es el condimento que le da a una situación amarga, un mejor sabor.

Según los expertos, para lograr sobresalir, hay que estar dentro del sistema o crear su propio sistema; es decir que la única solución es ser parte del sistema.

Hay empleados cuya boca trabaja tiempo extra todos los días.

Una eternidad son veinte minutos de ejercicio aeróbico.

Definición de Maestro: Personaje que llevamos adentro por las veces que nos dejó afuera.

***

Series NavigationMAXIMAS Y MINIMAS: La mejor manera de sorprender a la esposa es frecuentementeMAXIMAS Y MINIMAS: no vemos las cosas como ellas son, sino como nosotros somos
Rafael Carvajal

Rafael Carvajal

Rafael Carvajal nació en Bogotá, Colombia. Tras cursar estudios de periodismo en su país, se radicó en Los Angeles, California. Sus escritos han sido publicados en revistas y periódicos tanto en Estados Unidos como en Colombia. Su forma de esribir denota una mezcla de filosofía lógica con humor absurdo. Es miembro fundador de la peña literaria La Luciérnaga de Los Angeles.
Rafael Carvajal