MAXIMAS Y MINIMAS: Cuando era niño me propuse ser un adulto, ¡y lo logré!

Esta es la parte 59 de un total de 95 partes en la serie Aforismos / Rafael Carvajal

***
[ad#Google Adsense 468 x 60 created 07/02/10]

***

Las cicatrices del cuerpo son sólo rasguños comparadas con las del alma.

Cuando era niño me propuse ser un adulto, ¡y lo logré!

Gracias a Dios tenemos problemas, de lo contrario, estaríamos muertos.

El precio de un amigo se mide por la cantidad de dinero que le prestamos y nunca nos lo devolvió.

Cuando alguien a quien envidiamos, tiene éxito, le llamamos suerte.

Frase que no debemos decir, una vez que la hemos pensado dos veces: ¡Siempre te amaré!

Es fácil convencer al pesimista de que todo es difícil.

A los hijos hay que disfrutarlos no mientras están pequeños sino mientras estén de nuestro lado.

El problema con los avances tecnólogicos es que la gente cree que no tiene que pensar.

Cuando mi vecina canta, está feliz. Cuando no canta, yo estoy feliz.

En materia de inversión, nuestras acciones suben después de venderlas y bajan tan pronto las compramos.

Definición de Lodo: Sustancia limpia que nos ensucia.


Series NavigationMAXIMAS Y MINIMAS: en estos tiempos, al que roba no lo llaman ladrón sino desempleadoMAXIMAS Y MINIMAS: El que vota es un pesimista optimista
Rafael Carvajal

Rafael Carvajal

Rafael Carvajal nació en Bogotá, Colombia. Tras cursar estudios de periodismo en su país, se radicó en Los Angeles, California. Sus escritos han sido publicados en revistas y periódicos tanto en Estados Unidos como en Colombia. Su forma de esribir denota una mezcla de filosofía lógica con humor absurdo. Es miembro fundador de la peña literaria La Luciérnaga de Los Angeles.
Rafael Carvajal

1 Trackback / Pingback

  1. Bitacoras.com

Comentarios cerrados.