Máximas y mínimas: Lo que cobran los médicos es suficiente para enfermarnos

Enlaces patrocinados

Esta es la parte 7 de un total de 12 partes en la serie Máximas y mínimas de Rafael Carvajal, Año III

maximas y minimas

Los jóvenes quieren ser fieles y no pueden. Los viejos quieren ser infieles y tampoco pueden.

El mundo sería diferente si todos fuéramos iguales.

No es que haya gobernantes estúpidos; lo que hay son electores idiotas.

Obtendríamos más con el corazón abierto que con el puño cerrado.

La vida pasa tan aprisa que hoy ya es el mañana de ayer.

El novio a la novia: “Disculpa que no te llamé el día de tu cumpleaños, pero no fue que me olvidé, sino que no me acordé”.

A la mujer con moral le resulta difícil ser fácil.

Después de la infracción viene la citación.

No hay peor degradación para un pueblo que el poder en manos de la arrogancia irreflexiva, de la prepotencia ignorante y de la codicia irresponsable.

Lo que cobran los médicos es suficiente para enfermarnos.

Mi tía es tan parlanchina, que para dormir no cuenta ovejas sino que conversa con el pastor.

Definición de Pintura: Lienzo embadurnado de colores expuesto al público.

Series NavigationMáximas y mínimas: un animal de costumbres casi humanasMáximas y mínimas de la libertad de expresión
Rafael Carvajal

Rafael Carvajal

Rafael Carvajal nació en Bogotá, Colombia. Tras cursar estudios de periodismo en su país, se radicó en Los Angeles, California. Sus escritos han sido publicados en revistas y periódicos tanto en Estados Unidos como en Colombia. Su forma de esribir denota una mezcla de filosofía lógica con humor absurdo. Es miembro fundador de la peña literaria La Luciérnaga de Los Angeles.
Rafael Carvajal

Enlaces patrocinados