MéxicoPolítico: La industria del indocumentado

Esta es la parte 3 de un total de 41 partes en la serie MéxicoPolítico / Juan José Solís

México es un país que no sólo exporta indocumentados. También es un largo camino para migrantes de Centroamérica, que desde Guatemala recorren el país para llegar a la frontera norte. Este largo viaje se ha convertido en los últimos años en un gran negocio para diversas bandas delincuenciales que ven en los migrantes una mina de oro digna de explotar al máximo.

Los gobiernos de México y Centroamérica son cómplices del crecimiento de esta industria. No existe una política pública que contrarreste el desplazamiento migratorio; por el contrario, se otorga amplio margen de acción para operar mediante la corrupción y trasladar así el mayor número de migrantes hacia Estados Unidos.

El trabajo de los polleros no es una faena clandestina, sinoi un trabajo a la vista de todos. La mayoría de estos negociadores garantizan el pase a Estados Unidos, pero no siempre cumplen; cuando no hay remedio o se ven en peligro, abandonan al migrante a su suerte en medio del desierto. El problema se agrava cuando las mafias de narcotráfico y el crimen organizado intervienen, pues utilizan al migrante como “mula” que transporte droga. Ya desde ahí, el migrante está expuesto a su peor pesadilla.

Si hay una población vulnerable, esa es la del indocumentado. Ellos van a conquistar el sueño americano, pero comienzan experimentado una pesadilla en su paso por el territorio mexicano, y al llegar a Estados Unidos, se dan cuenta que será difícil salir de ese terrible sueño: el maltrato y persecución será el pan de cada día.

Las autoridades estadounidenses continuarán el negocio de la industria del indocumentado, pues al prohibir su ingreso, estarán tasando su mano de obra en un índice inferior al nivel digno y justo.

No obstante, es importante reconocer el trabajo social de aquellos migrantes que llegan a Estados Unidos con deseo de triunfo y enormes ganas de dar lo mejor de sí. Con su esfuerzo, estos trabajadores indocumentados participan en la construcción de un país moderno, y de alguna manera, aspiran a que se les reconozca este esfuerzo, con el simple hecho de ser integrados a la sociedad estadounidense.

Los migrantes no podrán solos lograr que se les integre formal y legalmente a Estados Unidos. Ello dependerá de la voluntad política y las estrategias económicas de los gobiernos involucrados, y lamentablemente no se observa hoy ningún indicio de que esto pueda darse, porque si sucediera, se podría perder el gran negocio que representa defraudar a un migrante que lleva los ahorros de toda una vida para lograr el famoso y cada vez más quimérico sueño americano.

Twitter: @juanjosesolis

Series NavigationMéxicoPolítico: El indocumentado es el mensajeMéxicoPolítico: Jueces incompetentes y gobiernos sumisos

Juan Jose Solis

Juan José Solis Delgado
(Ciudad de México, 1973) Es licenciado en Comunicación Social por la Universidad Autónoma Metropolitana, unidad Xochimilco. Cursó estudios de Economía en la UAM-I. Tiene un diplomado en creación literaria por la Universidad del Claustro de Sor Juana. Cuenta con una especialidad en Desarrollo de Habilidades Docentes por la Universidad Tecnológica de México y cursó la maestría en Comunicación en la Universidad Iberoamericana, especializándose en la comunicación política.
Por más de 12 años ha trabajado como productor y locutor de radio en emisoras como Radiofórmula, Cambio 1440, Radio Capital, Radiorama y ABC Radio.
Ha sido coordinador de producción en programas de televisión en las empresas Televisa y Tv Azteca.
Ha sido responsable de la Comunicación Social de la Subprocuraduría de Justiticia del Estado de México sede en Tlalnepantla.
Fue coordinador de comunicación social en campañas políticas en las elecciones federales intermedias del 2003.
En el campo editorial, se desempeñó como Director Editorial y editor responsable de la revista Alas de papel de Editorial Noctua.
También ha laborado como docente en diversas instituciones de educación superior, como la Universidad de la Comunicación, la Universidad del Claustro de Sor Juana, la Universidad Tecnológica de México y actualmente en Escuela de Periodismo "Carlos Septién García" y en la Universidad Iberoamericana.
Su principal afición es la lectura y en particular las novelas de escritores iberoamericanos. Sus autores favoritos son Mario Vargas Llosa y Juan Carlos Onetti.
Actualmente está encargado de la difusión de la investigación en la Universidad Iberoamericana, Ciudad de México.