Historia de una escuela cristiana en Texas

En 1937, un grupo de médicos cristianos emprendió una aventura educativa que traspaso fronteras. Apoyados por sus familias se mudaron al Sur de Texas procedentes de Kansas y fundaron  la Academia  Valley Grande. La inauguraron con recursos propios y con el objetivo claro de educar a jóvenes  interesados en seguir los principios de la educación cristiana.

Pero a mas de 70 años de su fundación y después de haber preparado a prominentes académicos teólogos, empresarios y hasta a un héroe de los Estados Unidos, la Academia Valley Grande, está en peligro de cerrar. La razón: la pérdida de los valores y principios cristianos con los que fue creada.

Valley Grande Academy: en peligro

Cuando se establecieron en el entonces llamado “Valle Mágico” por sus tierras fértiles, los fundadores de la escuela tenían un solo objetivo en mente:   establecer un plantel educativo de alto nivel.

Aunque su comienzo fue modesto, el esfuerzo y generosidad de los doctores logro que para la década de los 60’s se contaran por cientos los jóvenes cristianos que buscaban inscribirse en la Academia Valley Grande.     Algunos tenían la posibilidad económica para pagar la inscripción  pero a muchos mas la falta de dinero les impedía unirse al plantel.

Para enfrentar la situación, benefactores de la escuela y miembros de la Iglesia, decidieron generar opciones para proveer constantemente de fondos a la escuela.    Fue así que fundaron el Centro de retiro para ancianos Valley Grande Manor.

La operación del asilo pretendía generar fondos que cada mes fueran entregados a la escuela, además de convertirse en una fuente de trabajo para los estudiantes de la Academia Valley Grande.    Para administrarlo se creó una fundación que ahora es conocida como Valley Educational Foundation, VEF.  Su función seria cuidar los fondos generados por el asilo y de los donativos que recibía para operar.

1995: caída financiera

Pero dos décadas mas tarde la directiva de la fundación tiene que tomar una medida pues el asilo no estaba generando los fondos suficientes.     Es así como el órgano administrativo pidió ayuda a Glen Hamel, uno de los miembros de la misma Iglesia Adventista.    Hamel es el fundador de “Elder Care Properties, Ltd.” una empresa especializada en admistrar asilos.
Hamel primero comenzó dando asesorías a la fundación pero después fue contratado tiempo completo como administrador.    Poco tiempo después Hamel tomo el control del asilo bajo contrato, desligando a la Iglesia de toda responsabilidad sobre la administración del centro para ancianos.
Bajo el contrato, Hamel se comprometió a pagar 450 mil dólares anuales a la fundación para el sostenimiento de la escuela.    Cualquier cantidad adicional sería considerada honorarios para Elder Care, la empresa administradora.
En ese entonces, Steve Gifford era Presidente de la Conferencia Adventista en Texas:

Hablé con la División de Asilos de Ancianos.   Hablé con los líderes del sistema Adventista de salud y todos consideraron que se trataba de una oportunidad muy buena para la Conferencia y para la escuela

Desde un principio, bajo la administración de Hamel, el asilo fue muy exitoso y en poco tiempo el estado de Texas lo reconoció como el único centro para ancianos en el Sur de Texas merecedor de Cinco Estrellas, por la excelencia en su servicio.    Su calidad era tal, que el mismo estado de Texas lo utiliza para entrenar a sus inspectores y algunas universidades utilizan las instalaciones también como centro de apoyo de aprendizaje para sus estudiantes.

2000:  Prestigio Internacional
Para el año 2000, la Academia Valley Grande alcanzo prestigio a nivel mundial.    Su reputación y excelente curriculum académico mantenía en sus aulas a estudiantes de Japón, Corea, Vietnam, Filipinas, México y Estados Unidos.   La Academia ofrece educación desde Kindergarten hasta Preparatoria,  formando parte de la segunda red mundial de escuelas privadas del mundo. La Iglesia Adventista estaba cumpliendo con uno de sus objetivos principales: ayudar a la educación de los jóvenes.

Dijo el Dr. Ted Wilson, presidente mundial de la iglesia adventista:

Los Adventistas comprenden que el conocimiento de Dios y el entender el plan de vida de un individuo, es un elemento clave en su sistema educativo.    Es quizá el aspecto más importante del comprender la vida por sí misma.

La Ex Primera Dama de Estados Unidos y actual Secretaria de Estado Hillary Clinton ha reconocido públicamente las bondades de la educación que proveen las escuelas de la Iglesia Adventista:

Una de las cosas que más admiro de los Adventistas del Séptimo Día, además de su fe, es su compromiso por dar la palabra, ensenar y perdonar.    Su énfasis en educar y nutrir espiritualmente a los hombres y mujeres en su iglesia, es un modelo que debería seguir toda la gente de fe.

La Academia Grand Valley, situada en la comunidad de Weslaco, al Sur de Texas ha graduado a hombres y mujeres que hoy en día destacan en la medicina, las letras y el ejercicio de la ley.    Además un héroe nacional se cuenta entre los ex alumnos.
Harlon Henry Block, es uno de los marinos estadounidenses que levanto la bandera de Estados Unidos en Iwo Jima, Japón, durante la Segunda Guerra Mundial.

2005: Comienzan los Cambios

Mientras que la escuela y el Centro de retiro trabajaban de forma armoniosa, en la Sede de la Iglesia Adventista en Texas, Steve Gifford, quien durante más de una década fue Presidente de la Organización, se preparaba para su retiro.    Leighton Holley sería su remplazo y el cargo de tesorero seguiría en manos de Errol Eder, quien antes había intentado de terminar el contrato entre el asilo y Elder Care. .
Para el año 2005 las diferencias  comienzan a debilitar la estabilidad de la Academia Valley Grande.   Algunos opinan que la escuela agoniza no solo por sus deudas sino por el abandono de la Conferencia Adventista de Texas.

Dice la experta Dra. Lisa Bearsley

Cuando un padre envía a su hijo a una escuela Adventista, los maestros y la administración se preocupan por el alumno por completo, no solo por sus calificaciones o su habilidad para leer, escribir o sumar.   Les importa el desarrollo de su carácter, habilidades sociales e interpersonales, sus habilidades de liderazgo y su desarrollo espiritual.   Nos preocupa todo lo que ocurre en el salón de clase.

Pero contrario a la opinión de Bearsley, las diferencias entre quienes administraban la fuente de los ingresos de la escuela y la fundacion terminaban con el espíritu religioso y de hermandad que profesa la Iglesia Adventista.
El Dr. Michael Overfield, un filántropo,  tiene  cuatro hijos estudiando en la Academia Valley Grande:

La Conferencia de Texas dijo en el 2005 que si no nos hacíamos cargo de la academia y la deuda no habría otra opción que cerrar la escuela.

La deuda entonces llegaba a 275 mil dólares, y fue asumida por la Conferencia Adventista cuando administraba la escuela.
Según Overfield, la oferta fue hecha sin negociación por el presidente de la Conferencia, Leighton Holley y su Tesorero, Errol Eder.
Para que Valley Grande siguiera abierta, los feligreses debían cubrir el adeudo y asumir la responsabilidad de cubrir los gastos necesarios para que siguiera abierta pues ya no se contaba con parte de las utilidades del asilo que antes se destinaban a la operación de la escuela.    El dinero se enviaba directamente a la Conferencia Adventista…tal y como se hace hasta ahora.

Un miembro de la Mesa Directiva:

Era obvio que había presión de parte de la Conferencia.   Ustedes trabajan para nosotros y tienen que decirle a la gente lo que queremos que escuchen.

El Asilo: de esperanza a manzana de la discordia

Por ser el centro de una disputa legal, el asilo de ancianos, creado para dar un servicio social y esperanza a la comunidad de la tercera edad en el Sur de Texas se convirtió en manzana de la discordia.

Además la situación puso en peligro la base del sueño de los fundadores de Valley Grand Academy: la escuela enfrenta el riesgo de cerrar sus puertas por falta de dinero. Lo explica Michael Overfield, otro filántropo:

En mi opinión, los líderes de la iglesia iniciaron una demanda contra otro miembro de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, que va contra los principios que aprendí en esta iglesia desde muy joven sobre el cómo debemos tratarnos unos a otros.

Overfield  y otros padres coinciden en que los gastos generados por la demanda amenazan el cierre de la escuela y con ello la educación académica y moral de cientos de niños y jóvenes cristianos. En palabras del padre de familia Joe Longoria:

Necesitamos ser proactivos y cuestionar a nuestros líderes cuando vemos que algo no esta correcto.   Como padres tenemos todo derecho de preguntar porque se realiza cierta acción…como padres y miembros de esta iglesia tenemos todo el derecho de preguntar y de obtener las respuestas.. no excusas…respuestas.

Cinco años, tres batallas legales
Pocos miembros de la Iglesia Adventista se enteraron que entre el 2005 y el 2010, los líderes del asilo y los administradores de la fundacion se enfrentaron tres veces en corte.
El Primer juicio fue en su propio patio: en la corte de Edinburg, Texas.    La Segunda en Corpus Christi y la más reciente en la Corte Federal de Apelaciones del Quinto Circuito, en Nueva Orleans.
Uno de los tres jueces que presidio la última batalla fue la juez jubilada de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Sandra Day O’Connor.   Por alguna razón O’Connor decidió que su reporte de 31 páginas, fuera un documento público.

Al respecto, manifiesta Jodee Overfield, ex miembro mesa directiva y otro filántropo:

Me decepciona saber que hubo una demanda y que miembros de la iglesia estuvieron involucrados en ella y que lideres de nuestra iglesia tuvieron un rol activo en ella.

¿Quién demandó a quien?

Aclara Steve Gifford el ex Presidente de la Conferencia Adventista en Texas:

La conferencia a través de VEF es la que promovió la demanda.

Las demandas continuaron a pesar de que miembros de la Iglesia trataron de convencer a los líderes a que lleguen a un arreglo fuera de Corte

Dice Michael Overfield:

Al final lo que sucedería es que se gastarían miles de dólares en Abogados, dinero que pertenecía a la Fundación y yo se lo dije en la junta y le pedí que por favor parara eso pero el simplemente no me puso atención.

Y es que al parecer el tesorero y otros miembros de la Fundación tenían otros planes.

Miembro de la Mesa Directiva

“VEF ya había firmado un contrato con otra compañía que estaba lista para actuar en cuanto se ganara el caso contra Eldercare”

Michael Overfield:

No entiendo por qué tenían que mover a alguien que básicamente proveía de 460 mil dólares a la Fundación Educativa del Valle.

Con una lista de preguntas, acudimos a las oficinas centrales de la Iglesia Adventista, en Alvarado,, Texas.  Intentamos hablar con Leighton Holley, Presidente de la conferencia pero siempre nos dijeron que estaba ocupado. Horas más tarde nos llamo Cristina Pascual, Secretaria de Prensa de la Conferencia, quien dijo:

El Presidente opta por no dar una entrevista dado que nuestros abogados nos han recomendado no hacer ningún comentario con respecto al litigio en curso.   Esa es nuestra respuesta y si tiene alguna pregunta me puedes llamar pero no vamos a… el Presidente opta por no dar una entrevista.   Muchísimas gracias.   Hasta luego.

¿Cuánto costó la demanda?

Según consta en registros publicos, en el 2005 más de 63 mil dólares se utilizaron para gastos legales.   en el 2006 el costo sobrepaso los 277 mil dólares y el año siguiente la cifra supero los 249 mil.
En suma, en los primeros tres años de acciones legales, la Conferencia Adventista gasto unos 688 mil dólares.
La fundación VEF no ha hecho publicos los gastos incurridos en el litigio durante el 2008 y el año 2009  pero se presume que la cifra supera el millón de dólares.

Elder Care invirtió cerca de 800 mil dólares en su defensa y para evitar la bancarrota tuvieron que buscar un amparo ante las Cortes.

Daños económicos

El juicio termino en Febrero de 2010 pero aun no se determina cuanto tendrá que rembolsar VEF a ElderCare.    Pero independientemente de la cantidad que fijen las Cortes, hay una pregunta que no ha quedado del todo clara: ¿de donde salió el dinero que utilizo el Tesorero de la Iglesia para pagar a los abogados que participaron en el litigio? Además… ¿de donde saldrá el dinero para pagar los daños y perjuicios causados por Elder Care?

Dice el ex presidente Steve Gifford”

Es realmente lamentable…lo que necesita suceder es que la conferencia tome cartas en el asunto.   Responsabilizarse por ese dinero de sus propios fondos y reponer lo que ha gastado en este pleito legal.   El dinero debe volver a la escuela y de esta forma la escuela volverá a ser estable.

y Jodee Overfield, ex miembro de la mesa directiva y filántropo

Si esas personas involucradas quieren hacer las cosas bien, deben admitir que lo que hicieron estuvo mal.    Podemos perdonar, todos somos cristianos y sabemos que la gente puede cometer errores.

El problema se origino probablemente porque en algún momento, dentro de la Iglesia, hubo una mala comunicación entre los líderes, la mesa directiva, la Fundación y el departamento de educación

Joe Longoria / Madre de familia

“Mira en que se ha convertido este problema?    Como la iglesia en general ha resultado afectada frente a la comunidad.   Sin duda la Iglesia ha recibido un golpe fuerte y no hay forma de negarlo”
Entre quienes quizá deberían dar explicaciones se encuentra Bonnie Eder, Superintendente del sistema educativo Adventista en Texas.    Ella es responsable de administrar, vigilar y velar por el bienestar de la escuela.   Pero no es sabido por todos que la Superintendente es la esposa del Tesorero Errol Eder, mismo que encabezo la fallida demanda contra Elder Care.

Para Ted Wilson líder mundial de 16 millones de adventistas en 200 países, la educación es un tema prioritario.

Pueden estar seguros de que le daré un fuerte énfasis a la educación.   Estoy muy interesado en que los maestros que trabajen dentro de nuestro sistema amen supremamente a Jesús y que entiendan y compartan los fundamentos y creencias.

Muchos ex alumnos están dispuestos a colaborar económicamente para que la Academia Valley Grand siga educando a más niños y jóvenes guiados por los principios de la Iglesia Adventista.     Y al igual que ellos hay decenas de filántropos dispuestos a donar cientos de miles de dólares para la escuela.

Luis Rene Cruz

Luis R. Cruz es periodistaen Houston, Texas.

Latest posts by Luis Rene Cruz (see all)

1 Trackback / Pingback

  1. Bitacoras.com

Comentarios cerrados.