Haití: orgullo en la desgracia

Your ads will be inserted here by

Easy Plugin for AdSense.

Please go to the plugin admin page to
Paste your ad code OR
Suppress this ad slot.


En medio de la desgracia incalculable del pueblo haitiano, que vivía en una ignominiosa miseria antes del sismo y que ahora está siendo destruido, al menos dos noticias me permitieron hoy recuperar la confianza en la capacidad mágica de la solidaridad y sentir orgullo por mi gente.

El primero es leer en La Opinión los artículos de Claudia Núñez sobre cómo los californianos -no el gobierno, ni sus organizaciones, sino la gente, los latinos, la gente humilde digo- corrían a ayudar:

Rosalba Arteaga decidió recurrir a la cocina y se puso a preparar tamales, venderlos y así aportar su granito de arena para los damnificados.

Rosalba preparó diez docenas de tamales que vendió entre sus familiares y amigos y recolectó más 100 dólares que personalmente entregó en un centro de acopio para los damnificados en la ciudad de Fontana.

Los ochenta mil niños de las escuelas católicas del condado donan un dólar. Grupos de adolescentes nos tratan de detener en las avenidas para lavar nuestro coche y donar los cinco dólares para ayudar a Haití. Y así, repetido, barrio por barrio, calle por calle. La ganas de ayudar se convierten, usando la terminología del internet, viral, es decir, contagiosa. Es cuando uno detiene su rumiar de amargura y predice la esperanza: después de que esto pase, que sigan así, ayudándose mutuamente aquí mismo, rebuscando más y mejores recursos para compartir y contribuir, en una fase superior de conciencia humana.

El segundo es este vídeo de Youtube. Los primeros segundos son de maravilla. Una jovencita haitiana mira temerosa y extasiada, en el más exquisito de los asombros, el nacimiento de su hijo en un hospital militar israelí establecido en una cancha de fútbol en Puerto Príncipe. Y mi emoción y orgullo crecen, porque he sido hace muchos años enfermero en el mismo ejército, consciente de que entre tanta violencia y destrucción mi misión era la de curar, prevenir el mal, y asistir siempre y más allá de lo posible, al otro lado en la desgracia que a su vez sufren palestinos e israelíes. Y fui uno de muchos inmersos en el mismo propósito. De modo que al ver a los jóvenes enfermeros sentí que redimía un poquito de mí y que también, espero, se redima Israel en los ojos de quienes lo vean. Que, dicho de paso, es el nombre (Israel) del recién nacido.

Your ads will be inserted here by

Easy Plugin for AdSense.

Please go to the plugin admin page to
Paste your ad code OR
Suppress this ad slot.

Por último, agrego aquí otro vídeo similar de YouTube, sin la emoción directa del primero pero con imágenes más generales. El grupo nutrido de asistencia, que a primera vista me parece compuesto casi en su totalidad por reservistas (son más corpulentos… con menos pelo, mayores). Y en el segundo 19, una bella coronela.

Gabriel Lerner
Follow me

Gabriel Lerner

Editorial Director at La Opinion
Editor en jefe del diario La Opinión en Los Angeles.
Fundador y editor de HispanicLA.
Nació en Buenos Aires, Argentina, vivió en Israel y reside en Los Ángeles, California desde 1989. Es periodista, bloguero, poeta, novelista y cuentista. Fue director editorial de Huffington Post Voces entre 2011 y 2014 y anteriormente editor de noticias para La Opinión.
Gabriel Lerner
Follow me
Acerca de Gabriel Lerner 215 Articles
Editor en jefe del diario La Opinión en Los Angeles. Fundador y editor de HispanicLA. Nació en Buenos Aires, Argentina, vivió en Israel y reside en Los Ángeles, California desde 1989. Es periodista, bloguero, poeta, novelista y cuentista. Fue director editorial de Huffington Post Voces entre 2011 y 2014 y anteriormente editor de noticias para La Opinión.

2 Comments

    • Por supuesto; si te interesa escríbeme a [email protected] sobre cómo te gustaría participar. Saludos, Gabriel.

1 Trackback / Pingback

  1. Bitacoras.com

Los comentarios están cerrados.