Experiencia de vida, un poema de Agueda Cabrera

Enlaces patrocinados

 

A Graciela

 

Me contó como cayeron las gotas

de la larga cadena de días que le fue concedido vivir.

Me contó como su piel fue dibujando

con profundos surcos en su rostro, el mapa de sus dolores.

Me contó como parió en cuclillas

a los hijos que vivieron y a los que murieron.

Me contó como caminó los campos

con sus cachorros ávidos colgando de su pecho.

Me contó como la tierra absorbió la sangre

del que la fecundaba frecuente e incansablemente.

Me contó como sus pechos firmes

se convirtieron en rebozo

y como a su entraña ávida

se le seco el amor.

Me contó como su gracia juvenil se desgastó

curtida bajo el sol despiadado de los campos.

Me contó la ensangrentada historia de su tierra natal.

Me contó como cruzó desiertos en la tierra de nadie,

desprotegida y asustada

buscando el sustento para sus muchos hijos.

Me contó como endureció su espíritu

para absorber desgracias innombrables

en la simpleza de su cotidianidad.

Me contó como la asaltan en las noches

todos esos recuerdos escondidos y secretos.

En su afán por exorcizar los fantasmas que la persiguen

me concedió el privilegio de contarme estas cosas,

las cosas que no se cuentan.

 

Agueda Cabrera, psicoterapeuta argentina. Escribe poemas y cuentos basados en recuerdos de su infancia y su experiencia de vida.

 

 

Agueda Cabrera

Agueda Cabrera es una psicóloga argentina que reside en Los Angeles.
Muchos de sus cuentos relatan vivencias de su Lanús natal.

Latest posts by Agueda Cabrera (see all)

Enlaces patrocinados

1 Comment

  1. Que Bello , bello poema …
    Tan bello pero tan doloroso que mi alma sangra,
    en una casi mistica identificación de
    antiguas heridas, vividos recuerdos, presentes
    sufrimientos, infaltables fantasmas.
    En fin … esas cosas … las que no nos atrevemos
    a contar.

    Querida Agueda vi tu foto en el sitio “La luciernaga”
    en donde formas parte activa como miembro, por lo
    que he podido leer
    Que decirte …. estas igual, no cambiaste nada!!
    Aunque … diria Neruda: “nosotros los de entonces ya no somos las mismos” .
    Creo que ha corrido mucha agua debajo del puente.

    Te espero en mi bandeja cuando quieras.
    Soy yo, tu amiga Gladis, de la adolescencia,
    muy emocionada de haberte encontrado esta
    noche

Los comentarios están cerrados.