El video de un crimen anunciado

Enlaces patrocinados

Una vez más, la frontera es la escena del crimen. Una vez más, el crimen quedará sin resolver. La PGR ya inició una investigación. El FBI ya inició su investigación. Los testigos dicen que lo mataron injustificadamente a sangre fría. Los agentes fronterizos que fueron apedreados y amenazados por agentes mexicanos. El alcalde exige las pruebas. El presidente se indigna y dice que ahora si hará que los derechos mexicanos se hagan respetar. La cadena Fox sobresalta que el adolescente era traficante. Amnistía Internacional lo califica como una respuesta groseramente desproporcionada. La mamá sabe que su hijo no vuelve. El hijo, Sergio Adrián Hernández, de 15 años, ya no dice, ni volverá a decir, nada. Ha muerto en un crimen a muchas voces como en las mejores películas de Kurosawa.

Susana Sontag, alguna vez, escribió que “en la manera moderna de conocer debe haber imágenes para que algo se convierta en real”. Los ojos modernos necesitan ver sangre para saber que algo duele. Así pues la vista, en esos tiempos, aparentemente, era el único sentido que podía darnos lo verídico. Todos nos convertimos en discípulos de Tomas en el mundo de la tele y del youtube. Sin embargo, el internauta atento a las noticias ya sabe que el video del crimen ya salió a la luz. Ya lo ha visto, ya se lleno de realidad. Y a pesar de todo, su criterio se había formado antes de ver.

Si el modernismo está en la realidad visual, el -ismo actual, el actualismo, quizá, esté en la confusión que nos llega antes de ver. Ya sabemos, ya nos enseñaron, ya nos repitieron lo que la imagen nos va a mostrar. Nos advirtieron, nos lavaron el coco y nos pusieron ojos mediáticos para ver. La llaga es real, el dedo de Tomas también pero ahora son los medios los que deciden si se puede o no poner. No es lo mismo enterarse de la noticia en la cadena Fox que enterarse del hecho en Amnistía Internacional.

Lo cierto en este asunto es que hay un muerto en la frontera. Y valga la redundancia, el menor jamás volverá a vivir. Corrección: hay varios muertos en la frontera, de los cuales dos han llegado a la luz pública de los medios en las últimas dos semanas. Dos homicidios por parte de la patrulla fronteriza de los Estados Unidos. Dos muertes como dos puntas del mismo iceberg.

En los Estados Unidos se ha desatado una avalancha de prejuicios contra lo mexicano y latino, contra los tonos trigueños de piel. Una lucha del Norte para detener al Sur. Una lucha que con mandatos, leyes, comentarios e imágenes se ha hecho sentir en nuestra comunidad. Estos incidentes se venían venir.

No he visto el video. No lo quiero ver. No necesito verlo. El corazón no necesita ver sangre para saber que algo duele. Tampoco es necesario tener criterios a favor o en contra de los hechos para ver y entender que si se viene una avalancha, o te mueves o te aplasta.

Miguel Olmedo Valle

Miguel Olmedo Valle (La Huerta, Jalisco; 1982) escritor nocturno mexicano. Trabaja de día, escribe de noche y los fines de semana se entretiene quemando sus propias palabras. Ha visto lo visible y ha soñado lo invisible. Y sin embargo, todavía cree en la verdad. Le molesta la condición humana y la inhumana. Ojalá que al empezar la noche se convierta en un buen fantasma.

Escribe en todaslasletras.org

Latest posts by Miguel Olmedo Valle (see all)

Enlaces patrocinados

1 Trackback / Pingback

  1. Bitacoras.com

Los comentarios están cerrados.