Economía y bienes raíces

Enlaces patrocinados

Esta es la parte 43 de un total de 47 partes en la serie Bienes raíces / Tony Ruano

Existen pocas cosas más cobardes, en este mundo en que vivimos, que el capital.

Para el capital, el menor síntoma de debilidad, inseguridad, duda o inestabilidad económica, política o social, es señal de recogida o partida inmediata. El dinero no tiene amigos, sólo asociados y participantes.

Los Estados Unidos de América ha representado el refugio, por excelencia, de toda persona o empresa que ha visto amenazado su futuro económico. La estabilidad de este país, es quizá la motivación para colocar e invertir los dineros salvados.

La fortaleza de la economía norteamericana, unida al avance y empleo de la cibernética, ha logrado una más eficiente administración y manejo de inventarios, lo cual ha provocado un excedente, en el capital bancario, que ha sido reinvertido en nuevas empresas, las cuales han creado nuevos empleos en toda la nación.

[ad#Google Adsense-3 300×250]

Cuando el desempleo deja de ser una amenaza, la circulación de capital hace que las inversiones en bienes raíces tengan más sentido. La demanda de espacios se incrementa ante la pujante economía. El concepto de unidades vacantes prácticamente desaparece y trae como resultado una mayor apreciación del bien inmueble, lo cual garantiza la inversión.

Especulando, me atrevo a decir que, de continuar la economía su actual ritmo, es probable que veamos intereses aún más bajos que los actuales. Lo que representará un dinero más barato al hacer solicitudes de préstamo futuras.

Sabiendo que el dinero tiene solamente dos funciones: valor de uso y valor de cambio, y conociendo que la devaluación del capital no invertido es constante, es mi criterio que invertir en bienes raíces es una de las formas más seguras de colocar el capital y evitar que el mismo pierda su valor original.

La mayoría de las inversiones en bienes inmuebles no sólo aumentan de valor constantemente, si no también que producen entradas de capital que pueden superar el retorno que ofrecen otras inversiones.

Una propiedad raíz, de ser bien escogida y bien administrada, aumentará su valor de acuerdo con la ley de oferta y demanda imperante en el mercado. Producirá ganancias operacionales. Amortizará el préstamo inicial de compra, con cada pago (de ser usada esa técnica) y servirá de escudo, al momento de hacer la declaración de impuestos, ante el Servicio de Rentas Internas.

Consulte siempre con su contador y con su asesor de impuestos, antes de hacer cualquier inversión.

Series NavigationBIENES RAICES: Asegure su capitalBIENES RAICES: Ganancias e impuestos en ventas

J.A. Tony Ruano

Economista. Especializado en mercadeo y finanzas de propiedades inmobiliarias. Desde 1995 su columna “Bienes raíces”, ha sido publicada semanalmente, por los principales periódicos en idioma español en Norteamérica. Tony es autor del libro “Bienes raíces. Manual práctico de compra, venta y administración”

Enlaces patrocinados