Crónicas desde el Hipódromo | Asentándome

Enlaces patrocinados

Esta es la parte 8 de un total de 24 partes en la serie Crónicas desde el Hipódromo / Ricardo Trapero
Colonia Condesa

Me imagino sentado en una cómoda silla de un lujoso comedor clásico, con un refrigerio en la mano viendo jinetes surcar la pista, mientras pienso como agradecer a La Condesa de Miravalle por contar con ese espacio para el deleite de la burguesía capitalina.
A la distancia me pregunto con qué ojos verían hoy este espacio urbano los descendientes de Moctezuma II.
Las marcas de lo que fue son evidentes en sus parques y la distribución de las calles a su alrededor, porque el simple nombre parece desorientar a cualquiera.

Cuando uno se adentra a esta colonia, la imaginación se proyecta en muchas direcciones y más para un forastero tan lejano.
Con el simple nombre de las calles se realzan los edificios funcionalistas. Los detalles art-decó capturan mi vista al recorrer cada uno de los recovecos que los conforman.
Quisiera adentrarme para constatar si la fachada se extiende a través de los acabados o el mobiliario.  Poder platicar con los usuarios para ver si el espacio les pertenece y es una extensión de ellos mismos.
La paso mirando hacia arriba ignorando la banqueta, la calle y los propios transeúntes.  Me encantan los árboles que sirven de complemento a las propias moles de concreto, ladrillo o cristal, como si fueran sacados de un manual de paisaje urbano con sus bellas formas y sus verdes follajes.
Se huele y se siente la historia a través de los sentidos, el palpitar profundo de la evolución constante.

A mi no me pregunten que es hoy, porque no lo sé.  Apenas voy llegando.  Que si es colonia fresa, bohemia, en ascenso o decadencia, que si es cara, de contrastes, ecléctica o de artistas.
Ya tendré tiempo de voltear a verlos, porque la provincia, como en las buenas monarquías, pesa en la psique.
Lo que no puede dudarse es que estoy en el centro de la mancha, en el corazón del monstruo.
Moctezuma se ha vengado con fuerza los primeros días y sólo espero un sismo para sentir que he pasado la prueba.
Las nuevas aventuras de la vida son de retos y más que un hipódromo, esto es una arena de la cual hay que salir victorioso todos los días.
Mi refrigerio se calienta. Es tiempo de hacer una pausa mientras sigo meditando las palabras correctas para La Condesa.

Series NavigationCrónicas desde el Hipódromo | Quesadillas de quesoCrónicas desde el Hipódromo | Huaragucci

Ricardo Trapero

Arquitecto por vocación y destino, escritor por convicción.Desde muy joven emprendí el viaje por la libertad.En mi camino he visto, percibido y palpado tanto, que un día decidí plasmarlo de la mejor forma que entendía.Las letras que han sido mis entrañables compañeras, cada día me acercan un poco más a la libertad, la cual aún no he encontrado pero que ya siento cerca.Creatura hombre, mexicano y sibarita en entrenamiento.

Enlaces patrocinados