Día de Muertos en el DF

Calaverita

El día de muertos lo celebré en casa de mi hermana Esther, que hizo dulces de calabaza y de camote. Pusimos una ofrenda a nuestros dos difuntitos, mi abuela que falleció en 2002 y mi padre en 2006.

Lea también “Halloween y el Día de los Muertos

En la mesa con papel cortado color negro sobre fondo naranja, se dejó entrever la figura del esqueleto de un panadero  (viajando en bicicleta, entregando pan  y con el canasto sobre la cabeza), además de flores de cempasúchil (color amarillo -anaranjado), velas, calaveritas de dulce con sus nombres, comida que a ellos les gustaba, café de olla, tamales, pan dulce, calabaza y camote, taquitos de queso, cigarros delicados sin filtro…

Celebramos el Día de Muertos los días primero, a los muertos niños y segundo de noviembre a los adultos. Algunas familias siguen más la tradición y les hacen un caminito de pétalos de flores de cempasúchil desde la puerta de la casa y hasta la ofrenda, para guiar a sus muertitos hasta donde está la comida.

Para llevar a la escuela de  mi sobrino y ponerlo en el altar de muertos de su escuela, continuando una tradición iniciada a principios de siglo, hicimos un verso en rima sobre su maestro Lorenzo, que llamamos “Calaverita” y que habla en tono cómico de la vida de la persona, sus hechos y costumbres cotidianas.

Al maestro Lorenzo

Estaba el maestro Lorenzo en su cama

Cuando oyó que le tocaban la ventana

Entro jalándole las patas una bella dama

Era la huesuda vestida con sotana

¡Ay! No me lleves!, ¡no me lleves! gritó Lorenzo

Y a cambio te doy mi pijama.

Ahora todo estó ya mezclado, Día de Muertos con Halloween. Todo es diferente en las calles a lo que existía nueve años atrás, cuando emigré, precisamente a Estados Unidos.

Los niños se disfrazaron  ayer en la noche y la calle estuvo atestada de trajes de momias, brujas, hombre lobos, monstruos y Michael Jacksons. Sin embargo dentro de las casas lo tradicional todavía prevalece. Mi familia estuvo unida, comimos más de 30 personas reunidas y el doble de niños y con la visita  intermitente pero constante de pequeños vecinos de la colonia. Estos niños, no salieron a pedir dulces el día 31 de Noviembre, Día de las Brujas, sino que cumplieron con lo tradicional, aunque de una manera diferente, digamos que actualizada.

Cuando yo era niña, hacíamos con cartón una cajita con ojos y boca recortados a manera de calavera  y le poníamos adentro una veladora ahí por un orificio que le dejábamos abierto en la parte superior, donde nos daban dinero, un peso, dos, cinco pesos, dependiendo de la voluntad de la persona. Nos   pasábamos la tarde en la calle , mis hermanitos y amiguitos de nuestro vecindario caminando o entre los coches repitiendo la frase: “¿No me da para mi calaverita?”

Como siempre: cambia para que todo quede igual.

Reblog this post [with Zemanta]
About Saraí Ferrer Cervantes

“Librera”, estudiante, Mexicana orgullosa de sus raíces indígenas en la indómita San Salvador Atenco, de padre "bracero" Firme creyente en la pluralidad, el consenso y la tolerancia, idealista por naturaleza, transplantada a los Estados Unidos con todo y raíces desde la ciudad de México. Tomó la encomienda de usar habilidades aprendidas allí para servir a la comunidad hispana en el Inland Empire como activista de inmigrantes. Desde 2000 relacionó grupos como Estamos Unidos y Hermandad Mexicana con la gente inmigrante en busca de una voz y con los medios de comunicacion en beneficio de las causas de Licencias para todos (2001), Paro Económico Latino (2002), Lucha contra las redadas (2004) y finalmente las históricas Marchas de Los Angeles (2006).

Comments

  1. bu bu bu says

    ke chidas son las calaveras me gustaron mucho aparte me ase reir con mis compañeros , amigos , etc .

    @d105

  2. Magda. says

    Bonito relato. Sobre todo al imaginarte pidiendo calaverita.
    Cuando eras chiquita te gustaba el pan de muerto? O creías como yo, que de verdad era de muerto, y tan solo pensar en comerlo me daba miedo.

Trackbacks

  1. […] CRONICAS DEL REGRESO: Día de Muertos en el DF […]

  2. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Cuando yo era niña, hacíamos con cartón una cajita con ojos y boca recortados a manera de calavera y le poníamos adentro una veladora ahí por un orificio que le dejábamos abierto en la parte superior, donde nos daban dinero, …..