Con la Biblia a cuestas

Debajo de la superficie y sin descanso, el debate migratorio toca las almas y agita los corazones.

Es domingo y ha terminado el día del Perdón. En un templo judío en Wilshire se congregan centenares de personas y señalan el inicio de la fiesta de las Cabañas. Cierto: la festividad comienza en el anochecer de hoy miércoles. Pero este grupo es especial.

Por cuarto año consecutivo, el American Jewish Committee (AJC) celebra Fiesta Sucot, una reunión multitudinaria con líderes religiosos de la comunidad latina. Hay representantes de la arquidiócesis católica, pero en su mayoría son ministros y sacerdotes que ofician en iglesias evangélicas en nuestros barrios.

“Nosotros usamos la Biblia, oramos por la paz de Jerusalén”, me dice Tony Solórzano, de Zion Multimedia, que posee una estación de radio AM y programas de televisión, relatando la historia de estos eventos conjuntos. Charo Schaiffer, la representante de Zion en Phoenix, Arizona, llegó al evento y prepara un programa de TV.

Están el pastor Ricardo Escobedo, quien dirige una iglesia en Compton y es presidente de la Alianza Ministerial Hispana y su esposa Diana, que me explica su conexión: son parte de Cristianos Unidos por Israel, un grupo nacional con 400 mil miembros.

Pero son días de tribulaciones para los inmigrantes de todas las naciones, y un tema une a estos grupos: la reforma migratoria y una de sus expresiones populares, el Dream Act.

“Para que los judíos se sientan seguros aquí debe haber justicia”, explica Seth Brysk, director de AJC. Y detalla la necesidad de apoyar los derechos humanos en un marco de urgencia donde además, crece la deslegitimización de Israel.

El padre de Brysk, cuenta, logró huir de París tres días antes de la ocupación de los nazis en 1940. “Es que no tenía adonde ir”, explica. Finalmente, emigró a Estados Unidos.

Y es todo uno: la compasión hacia los que menos tienen y la tolerancia religiosa. Ésta es una base de los ideales de Estados Unidos, como recuerda Fredrick Levin, el presidente de AJC, quien lee de la misiva de nuestro primer Presidente, George Washington, a los hebreos de Rhode Island en 1790 confirmando que “el gobierno de Estados Unidos no apoya la intolerancia ni asiste la persecución” (to bigotry no sanction, to persecution no assistance).

AJC en Los Angeles es activa en el esfuerzo migratorio. Piden a los presentes enviar solicitudes de apoyo al DREAM ACT a sus senadores y congresistas. Una de ellas, Judy Chu, participa aquí en un panel junto con David Leopold, el nuevo presidente de AILA, la asociación nacional de abogados de inmigración, explicando los pormenores del debate migratorio.

“Me llené de júbilo cuando el Senador Reid presentó a votación el Dream Act”, cuenta Chu lacónicamente. Esto fue antes de la votación que echó abajo las esperanzas de un cambio antes de las elecciones.

Leopold es un ferviente defensor de los derechos de los migrantes: “el futuro del país depende de la inmigración”.

“Esta es una lucha por el alma de América”, agrega Levin. Se declaran amigos y aliados de los inmigrantes y en especial del DREAM Act, que “prooverá a quienes llegaron a una temprana edad oportunidades, independientemente de su estado migratorio, para cursar la educación superior y contribuir a la sociedad de EEUU”.

Entonces, aunque Sucot aún no había llegado, el rabino Randy Brown, quien dirige las actividades interreligiosas de AJC, distribuye hojas de palma cerradas llamadas lulav. Conmemoran Los presentes las agitan a los cuatro puntos cardinales, conmemorando la milenaria peregrinación a Tierra Santa, el festejo de la naturaleza y hoy, la victoria de la tolerancia.

Gabriel Lerner
Follow me

Gabriel Lerner

Editorial Director at La Opinion
Editor en jefe del diario La Opinión en Los Angeles.
Fundador y editor de HispanicLA.
Nació en Buenos Aires, Argentina, vivió en Israel y reside en Los Ángeles, California desde 1989. Es periodista, bloguero, poeta, novelista y cuentista. Fue director editorial de Huffington Post Voces entre 2011 y 2014 y anteriormente editor de noticias para La Opinión.
Gabriel Lerner
Follow me