Comunismo y fascismo, el mismo perro

Es  demasiado obvio que  el socialismo  marxista (comunismo)  y el fascismo  se parecen entre sí como dos gotas de agua fresca. Sin embargo,  son poquísimos  los  historiadores  y sociólogos que han comparado estas dos máximas expresiones del  totalitarismo moderno, lo cual tiene un fuerte tufo ideológico.

La filósofa y politóloga alemana –de origen judío– Hannah Arendt  sí hizo la comparación y en  “Los orígenes del totalitarismo”, publicado en  1951, mostró  que estos dos experientos sociales que vapulearon al siglo XX  son  hermanos gemelos.

Si nos remitimos a las enciclopedias y  a los ensayos sobre el tema, el fascismo es una ideología política que plantea el colectivismo por encima del individualismo,  coloca al Estado y la  nación por encima de individuo, rechaza  la “democracia burguesa”, el libre mercado, la competencia capitalista,  y  suprime todos los partidos políticos excepto el fascista, encargado de construir una sociedad perfecta.

El partido y el gobierno fascistas exigen total obediencia a las masas, a las que adoctrinan para la formación de un “hombre nuevo” superior y sumiso que será el protagonista de la sociedad nueva que se construye. El Estado asume el control absoluto de los medios de comunicación, suprime la libertad de prensa y crea una gran maquinaria de  propaganda que machaca la superioridad del fascismo y exalta  al  líder supremo,  en el que se concentran todos los poderes del país cual emperador romano.

A propósito, es importante destacar que al finalizar la Primera Guerra Mundial, aunque Italia fue uno de los aliados vencedores no recibió  mucho crédito por ello. Benito Mussolini exacerbó ese resentimiento italiano e impulsó un nacionalismo revanchista que canalizó en 1919  al crear los “Fasci Italiani di Combattimento”, grupos armados que en 1920 pasaron a ser el Partido Nacional Fascista de Italia.  Mussolini soñaba con un renacimiento del Imperio Romano y se inspiraba en los antiguos césares. Por eso levantaba su brazo derecho para saludar, como en la Roma imperial.  Hitler luego haría lo mismo.

El líder y el partido fascistas siembran en la población el odio a un enemigo  imaginario interior o exterior, para alentar el nacionalismo. La desinformación, la manipulación y la represión son los pilares básicos del sistema. Se identifica al líder supremo con la nación.

No se suprime la propiedad privada,  pero las industrias son obligadas a producir lo que el gobierno les ordena y  así  quedan ensambladas al Estado. Los pequeños y medianos negocios se mantienen independientes, aunque pueden ser sometidos a las directrices fascistas.

El Estado paternalista interviene en todos  los aspectos de la vida del individuo, al que libera así de su “miedo a la libertad”, al decir del  psicólogo y filósofo alemán Erich Fromm.  No existen los derechos individuales.

Hay algunas diferencias entre el fascismo alemán y el italiano. Este último se basa en el Estado como su piedra angular, al que considera el espíritu del pueblo.

El nationalsozialismus (nazismo), aunque estatista igualmente, tiene como eje gravitacional  lo que el historiador polaco-judío  Zeev Sternhell denomina el “determinismo biológico”, o sea, la “raza superior”, una corrupción grotesca del principio darwinista de la evolución de las especies. Se trata de un racismo demencial que canalizó  el exterminio de los judíos y de los seres “inferiores” al ario alemán, el superhombre de que hablaba el filósofo racista Friederick Nietzsche.

Socialismo real:  ‘nada contra el Estado’

Mussolini resumía la filosofía fascista con una frase:  “Todo en el Estado, nada contra el Estado, nada fuera del Estado”.

En junio de 1961  Fidel Castro repitió esa misma frase  al trazar la política cultural socialista cubana: “Dentro de la revolución (léase Estado) todo, contra la revolución, nada, ningún derecho”. ¿Casualidad?  No lo creo, Castro en su juventud fue un gran admirador  de Mussolini.

Las bases del  comunismo son igualmente  el colectivismo, el partido único, la propaganda y el adoctrinamiento de las “masas”,  de las que exige total sumisión para formar al hombre nuevo que vivirá en la sociedad superior. Se suprime la libertad de prensa, se alienta el odio a un enemigo imaginario (el imperialismo y sus agentes internos)  para exacerbar el nacionalismo patriótico  y mantener una psicología permanente de plaza sitiada.

Todos los poderes del Estado  se concentran en el primer secretario del Partido Comunista,  que deviene César. El sistema se afinca igualmente sobre la represión, la desinformación y manipulación de la realidad nacional e internacional, prohíbe el libre mercado, identifica patria y pueblo con el  líder supremo,  y controla totalmente la vida del individuo, que es despojado de casi todos sus derechos.

El socialismo sí suprime toda la propiedad privada, no permite ningún pequeño negocio propio, ni que los ciudadanos  inviertan un solo centavo en el país.

Expansión y represión

La expansión territorial nazi fue mediante la guerra más sangrienta ocurrida jamás  y los crímenes más atroces, pero el comunismo desde sus orígenes igualmente planteó establecer la dictadura del proletariado a nivel planetario por medio de la violencia y no por la vía democrática de las urnas.

Desde la Internacional Comunista dirigida por Carlos Marx, el comunismo propugna la revolución social para imponerse a como dé lugar. Como decía el Che Guevara, convertir a cada revolucionario en “una perfecta máquina de matar”.  La Unión Soviética expandió el socialismo a punta de bayoneta por Europa del Este y parte de Asia.

Cuba desde los años 60 diseminó por Latinoamérica guerrillas rurales, y urbanas que asaltaban bancos y cometían atentados terroristas. El plan de Castro y el Che era imponer continentalmente el comunismo.

En cuanto a represión, los nazis sobrepasaron todos los límites del  horror, pero Stalin, Mao, Pol Pot, etc.  no eran monjitas de la caridad. Mataron o provocaron la muerte por hambre a 100 millones de personas, según el  “Libro negro del comunismo”, un estudio realizado por profesores europeos, casi todos de izquierda,  publicado en 1997.

En Cuba, según las fuentes independientes, han sido fusilados unos 5,500 opositores desde 1959, muchos in situ, sin proceso legal alguno. En los 10 meses que estuvo al frente de la Fortaleza de La Cabaña, el Che Guevara ordenó la ejecución de 209 opositores sin el debido proceso legal, a muchos de los cuales él personalmente les dio el tiro de gracia en la cabeza.

El 17 de abril de 1961, horas después de Castro declarar el carácter comunista de la revolución y mientras desembarcaba una brigada de cubanos exiliados por Bahía de Cochinos, fueron arrestados y enviados a instalaciones y campos de concentración  unos 340,000 ciudadanos, sin juicio, sólo porque no simpatizaban con el gobierno.

Entre 1960 y 1971  miles de familias campesinas completas fueron sacadas de sus hogares y tierras en la provincia central de Las Villas, donde unos 3,000 opositores se alzaron en armas contra Castro en los años 60, y reubicadas a la fuerza en la provincia occidental de Pinar del Río, a 400 kilómetros de distancia, lo que generó los llamados Pueblos Cautivos, 21 en total, que eran aldeas-presidios al estilo de las de Siberia durante la época de Stalin. Muchas de las mujeres fueron sacadas de esos pueblos cautivos y llevadas con sus hijos para el reparto Miramar en La Habana, con lo cual separaron a las familias como en Cambodia.

Hoy las torturas psicológicas y físicas  siguen vigente en Cuba. La frase “pásale la mano” es común entre los jefes de prisiones para ordenar palizas a  los presos de conciencia “que no se portan bien”.

En fin, parafraseando a  José Martí –y salvando las circunstancias y el simbolismo patriótico de la frase martiana—es evidente  que  el comunismo y el fascismo son del totalitarismo  las dos alas. O dicho popularmente, son el mismo perro con diferente collar.

En otro artículo responderemos la pregunta:
¿Dónde hay menos libertad,
en un sistema fascista o en uno socialista?

Roberto Alvarez-QuinonesAbout Roberto Alvarez Quiñones

Roberto Alvarez Quiñones. Periodista, economista e historiador cubano. Autor de siete libros de temas históricos, económicos y sociales publicados en Cuba, México, Venezuela y Estados Unidos. Durante 12 años fue editor y columnista del diario "La Opinión" de Los Ángeles. Ha recibido 11 premios de periodismo. Ex profesor de Periodismo y de Historia de las Doctrinas Económicas de la Universidad de La Habana. Ex analista económico de la TV hispana en Estados Unidos. Ha impartido cursos de postgrado y conferencias en países de Europa y Latinoamérica. Reside en el sur de California desde 1995.

Comments

  1. says

    Estas dos doctrinas de la política totalitaria se han repartido el mundo tomando como pretexto el supuesto beneficio del pueblo, siempre y cuando éste viva en función del Estado, que a la vez se identifica con el líder de turno.La realidad es que al pueblo le va mal con cualquiera de estos dos sistemas: tan perverso es el tirano de derecha (fascista) como el tirano de izquierda ( comunista o socialista); con el agravante que posan de demócratas. La esperanza utópica sería que los gobernantes no legislaran ni actuaran en contra de nadie sino en favor de todos.Que fuera real esa Utopía donde no se crearan enemigos y que,ni las armas, ni las cárceles, ni la represión, fueran necesarias.

  2. Felipe Inkaya says

    Muy básico el análisis hecho al socialimso y comunismo. Para hacer encajar la tesis de que son iguales, todo vale, pero en la vida real, muy mal hecho del desarrollo del tema.

    Primero, en un estado socialista en vías al comunismo, el imperialismo no es un enemigo imaginario, es real, tan real que ha hecho caer a países como Chile, por lo que sí representa una amenaza para alcanzar una sociedad comunista.

    Segundo, es falaz argumentar que existe desinformación por parte de los medios. Lo que más hacen es informar, pero por supuesto, no a favor del imperio. Nuevamente el ejemplo de Chile: se empezaron a bajar medios que vienen de directa relación con grupos económicos y fácticos de poderes foráneos, como El Mercurio (gran responsable del golpe de estado y dictadura militar). En estados socialistas hay gran énfasis en el desarrolo cultural de la patria, por eso existió Víctor Jara, porque él hablaba de lo que pasaba con el imperialismo en su país. Eso, es comunicar.

    Tercero, no existe la represión. Existe la resistencia al dominio internacional que intenta hacerse de los patrimonios, los recursos y del capital material y humano. Por este motivo, uno resguarda su hogar de posibles riesgos externos.

    Cuarto, en sociedades comunistas, se empuja a la unión de los países subdesarrollados. Ejemplo? Chile y TODA América Latina. Mientras Salvador Allende veía a los vecinos como hermanos, la herencia de la dictadura capitalista hace ver a los peruanos y bolivianos como inferiores y a los argentinos como intolerablemente orgullosos de sí mismos.

    ¿Qué es esto? Para ser bien sincero, todas las argumentaciones en base al comunismo son falsas, pues nunca han dejado que el comunismo actúe, por miedo. No me vengan con el ejemplo de Cuba o China, pues justamente me refiero a ellos. Cerrar el comercio externo y declarar la guerra eternamente, es impedir que el comunismo pueda existir. Pero los procesos sociales nunca mueren.

  3. julien higgins says

    Sería maravilloso que todos vivieramos en un mundo donde no hubiese “ismos” sino una sociedad que se preocupara por
    las necesidades de las multitudes, donde no hubiese control, un poder impuesto. Donde hubiese al mismo tiempo
    libertad de expresión y diversidad.
    Eso, más que nada, sería la felicidad de los demás.

    • Elmo Lesto says

      El único diario q hizo caer un gobierno fue el Washington Post y fue pq el gobierno cometió un delito. Los gobiernos; a no ser de extrema debilidad y sin compañía popular, no son volteados por un diario, caen pq la gente ya no apoya y los diarios lo olfatean, y la gente se pone en contra cuando el dinero no le alcanza. Los pueblos influyen a los medios, no al revés. Estaríamos hablando de pueblos muy ignorantes si son influenciados por un diario. Perón dijo ” Llegué al gobierno con todo el periodismo en contra y me tuve q ir con todo el periodismo a favor “. Se entiende …???

      • Felipe Reiter says

        Que los medios no influyen en el pueblo? Y qué paso en Chile durante el saqueo de Pinochet?? Hay una etapa del plan llevado a cabo por el Imperio en donde ellos mismos estaban muy consientes que el rol de los medios era clave para hacer entrar al capitalismo en su máxima brutalidad. A través de los medios de comunicación, llámese desde un diario hasta la invasiva publicidad, están puestas ahí para confundirte.

        Entonces, que el rol de los medios durante la dictadura no tuvo relevancia, es no entender cómo operaron los milicos ni menos reparar en los mecanismo que tan bien hicieron el trabajo. El lavado de cerebro fue letal. Por qué crees que el concepto de comunismo esta asociado con lo malo y lo negro. Por qué crees que durante mucho tiempo en Chile no se hablaba de política. Recién estamos despertando, queda mucho sí, pero así es la Historia.

        La opresión va mermando la voluntad de las personas. Y si lo hace de todas las formas posibles (alimentación, rutina e información) nos va a tener por muchos siglos más como esclavos sin darno cuenta.

        Si no, ¿por qué con TANTO desarrollo no ha cambiado nada de nada? Analiza tu entorno: eres esclavo del Sistema por el lado que lo veas. Y entonces la libertad y la verdad no sirven de nada. Porque es muy difícil darse cuenta y cuando lo haces, comienza la resistencia de la masa y ahí muchos caen redondito en el factor ‘miedo’.

        Uff, pero yo sí creo que la construcción social y colectiva está supeditada a cómo los piratas quieren que sea. El que controla los medios de información, controla lo que quiere. Y justamente, porque allá afuera te dice que está todo bien, que con el crédito vas a poder alcanzar la felicidad que te prometieron. Pero basta, eso ya es una herramienta múy básica y criminal. Durante mucho tiempo, mucha gente que se informó con el mercurio, pensaba que los miristas se mataban entre ellos. E incluso que comían guaguas, siendo que los reales salvajes estaban con bototos y bien afeitaditos. Ellos violaban a mujeres e hicieron sufrir a una nacion entera. Pero claro… ahora a todos se les olvida, porque la teleserie está mejor que nunca.

  4. andres says

    el superhombre de que hablaba el filósofo racista Friederick Nietzsche. Filósofo racista!!!! como chuchas se atreven a poner esto!!!, Nietzsche nunca fue racista, he ahí la mala interpretación pseudocrsitiana de sus libros.

  5. mijail says

    Creo que falta algo de estudio con respecto al Comunismo o como dice mas arriba al marxismo,creo que los ejemplos dados en este articulo (con respecto a paises “socialistas”)no corresponden a comunismo.Marx llama comunismo al final de un proyecto revolucionario, osea a aquello que muchos llaman utopía, una sociedad igualitaria,donde no existan las jerarquias (lo cual desmiente que el comunismo sea un estado-nacion que se apodera de los medios,como lo hacen los casos nombrados) , donde los trabajadores no sean alienados, sino gozen con lo que hacen, y sean ellos mismos los que se apoderen y administren sus producciones,etc. Han sido las interpretaciones de Marx lo que han derivado en los procesos socialistas a lo largo de la historia, Marx no deja en claro muchos puntos con respecto a su proyecto politico,lo cual hace facil de manejar sus ideas.
    Arriba lxs pueblos en lucha…si no hay justicia para el pueblo, que no haya paz para los ricos.

  6. lindis says

    Creo que es general, la gente que quiere poder para cambiar el mundo; ya sean comunistas, socialistas, dictadores faxistas, o capitalistas-democraticos; al final lo tienen que hacer a base de leyes y dictaduras, para imponer su sistema o manera de organizar la sociedad.

    En una democracia, con una base economica como el capitalismo, por mucho que votemos y elegimos un presidente, realmente crees que manda el presidente? o mandan los inversores, los empresarios y los que tienen poder ? como puede haber un mundo justo que se riga por ” cada uno lo que puede “. Un poderoso o rico, puede vender las cosas al precio que el quiera? o comprarlas tambien ( todo lo que compra el 1er mundo al 3ero )

    Las leyes que hay en sociedades democraticas, son imposiciones , o crees que los has echo tu o los has votado? me diran que han votado al representante del pueblo y si te gusta, no lo votas….

    La libertad no se puede confundir con la libertad de ELEGIR. Yo eligo entre unos y otros, entre un producto y otro, entre un coche y otro ….. pero realmente tengo libertad? las clases desfavorecidas que no pueden elegir el auto que quieres porque no pueden comprarlo, o que no pueden elegir a que colegio llevarlos, porque no pueden pagarlo, o los que si caen enfermos, mueren porque no pueden pagarse la terapia.

    Realmente eso es libertad para elegir algo???

    Cada uno defiende la ideologia que mas se adapta a la manera que quiere vivir.

    Un rico como va a estar a favor del comunismo, si le van a quitar el dinero que tiene.

    Un pobre como no va a estar a favor de socialismo, si con ello va a tener acceso a la sanidad, la educacion, la dignidad humana ….

    No podemos mas solidarios, si SOLIDARIOS !!!! que al margen del comunismo, distaduras, capitalismos … pensemos en un frase cada vez que elegimos algo:

    ES BUENO PARA MI, ES BUENO PARA LOS DEMAS; PUES BUENO.

    Nosotros mismo, podemos, dentro de una democracia-capitalista, votar al que realmente creemos que hara lo que sea bueno para todos y si no hay candidato, NO VOTAR.

    Podemos ser responsables a la hora de consumir, que la empresa que nos da ese producto o servicio, cumpla con la minima moral de pagar a los trabajadores, respetar el medio ambiente y no ser complice de ningun tipo de guerra… como consumidores, no lo podemos hacer??

    Cada vez que derrochemos algo, luz, agua, productos, comida …. pensar que hay gente que no la tiene…..

    Cada vez que pensemos o nos engañen para pensar qué necesidades tenemos, utilizar las que realmente necesitemos sin que sea un desgaste en materia prima, y enriquecimiento de empresas poderosas que no respetan los derechos humanos…

    Cada vez que hagas un derroche, habra niños que han trabajado y muerto en el intento para que tu tengas eso que ya no usas y lo tires…. y si no lo necesitas, ya que lo tienes, venderlo o donarlo en vez de tirarlo y general mas basura.

    Al margen de toda ideoligia politica, esta la moral y la honestidad de la sociedad y quien esta criticando un sistema, esta alambando otro que es igual o peor.

    Existe una enemigo y es la injusticia, la amoralidad de los poderos y eso no lo ha inventado el comunismo.

  7. Pepe >Ð says

    Excelente comparación, asumiendo solo que los datos suministrados sean verídicos. ¿Qué decir de la Democrcia? ¿Es esta forma de gobierno -o lo que sea- realmente lo que necesita el mundo? Yo, francamente lo dudo. Y no porque sea ni izquierdista ni derechista. Me considoero apolítico precisamente porque pienso que sea cual fuere la ideología a que uno se apegue, todas buscan la manera de manipular a las masas para beneficio de la clase dominante.

    Saluicos

  8. Julio Benitez says

    Compatriota Quiñiones. Abrir caminos a la verdad es algo difícil cuando tanto incauto aun sueña con reformar el mundo imitando al caudillo de nuestro país. ¿Cómo es posible que la gente todavía diga que el comunismo es la verdadera democracia? En este mundo nuestro en el que hemos visto tantos horrores, fascismo y comunismo son caras diferentes de la misma moneda, como sabiamente indicas. Gracias por mencionar al Martí que tanto amamos los cubanos. El Apóstol ha sido vilipendiado y miserablemente usado por aquellos mismos que desprecian a sus adversarios. Hay que machacar y seguir insistiendo en la verdad. Y la verdad es que esta época nuestra es de agitación y Latinoamérica se enfrenta al legado comunista de nuestra isla desde diferentes perspectivas. ¿Cómo puede ser justo un sistema que asesina a sus opositores, que los encarcela, que los trata sin ningún respeto llamándolos gusanos por el solo hecho de pensar distinto? El UMAP cubano fue la versión nuestra de los campos de concentración. Las cárceles abundantes adonde cientos de miles de personas han sufrido el peor de los calvarios es un ejemplo de lo anterior. ¡PObre de los ilusos! ¡Miserables los que se han robabo la patria para que un caudillo eterno la martirice! Gracias Roberto.

  9. Magnus says

    Esto está genial…Es más que oportuno debido al embrutecimiento y degradación neuronal que está ocurriendo en millones de personas que creen creer en este tipo de sociedades “humanistas” por no haber experimentado una sociedad socialista-comunista (ojo: a años-luz de los modelos social-demócratas de algunas naciones de Europa y otras partes del mundo) desde bien adentro…..
    Es terrible cómo sólo se asocia a Hitler con el inhumano antisemitismo y el Holocausto, obviamente el gradiente más negativo para la humanidad, pero se salta por alto el grado de represión que consolidó Hitler y el Partido Nazi contra todos los seres humanos que osaran cuestionar sus doctrinas o peor enfrentarse a ellas…..En ese sentido, lo que está ocurriendo en Cuba es EXACTAMENTE LO MISMO…..
    Bravo por Alvarez-Quiñones…..una vez más…

  10. Alvaro J. Alvarez says

    Muy bueno este análisis o comparación. Me llama poderosamente la atención como Francisco Franco siendo aliado de Hitler (recuerden las armas alemanas utilizadas durante la guerra civil española) y después del 1959 cooperó con el Bandido de Birán hasta su misma muerte. Luego le tocó el turno a Felipe González y ahora a Rodríguez Zapatero el darles todo su apoyo al comunismo cubano, ni hablar de Moratinos que “se le cae la baba” cada vez que ve un retrato de la bestia del Caribe. Son fascistas, comunistas e h. de p. las tres categorías son sinónimos.

  11. says

    vivi en Cuba el comunismo mas de 20 años y me alegro que al fin alguien diga que comunismo y el fascismo son la misma cosa pues nunca nadie lo dice, porque es verdad que los que escriben sobre el fascismo son comunistas o socialistas queles gusta el comunismo de lejos porque no saben lo que es. Los judios si saben lo que dicen en eso del fascismo. El fascismo y el socialismo son dos plagas criminales que ha sufrido la humanidad, y los venezolanos deben apurarse para que Hugo Chavez no implante el comunismo en Venezuela

Trackbacks

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Parafraseando a José Martí –y salvando las circunstancias y el simbolismo patriótico de la frase martiana—es evidente que el comunismo y el fascismo son del totalitarismo las dos alas. O dicho popularmente, son el mismo perro…..