BIENES RAICES: Financiamiento actual para propiedades de inversión

Enlaces patrocinados

Esta es la parte 9 de un total de 47 partes en la serie Bienes raíces / Tony Ruano

Obtener financiamiento para la compra de una propiedad de inversión, resulta hoy día,  algo menos que imposible.

Hasta hace muy poco, el financiamiento de propiedades destinadas a la explotación era algo tan normal como conseguir un préstamo para comprar una vivienda unifamiliar; pero las regulaciones a la industria financiera han cambiado y ya no se hace tan fácil. Por eso, si usted ha escuchado historias, poco menos que creíbles, de personas que han perdido la oportunidad de realizar una compra inmobiliaria debido a la imposibilidad de obtener financiamiento, reprograme su mente y comience a creer, pues los tiempos han cambiado.

De hace unos treinta meses a la fecha (parece poco tiempo dicho en meses, pero en realidad son dos años y medio), el enganche, pronto, entrada, down payment, depósito, responsabilidad financiera del comprador, o como mejor quiera usted llamarle; se ha ido incrementando de forma tal, que para financiar una simple vivienda para dos familias “dúplex” o una vivienda para cuatro familias “fourplex”, hay que contar por lo menos con un 25% (del precio total de la compra), de dinero propio. Aparte de gastos de compra y cierre, para que el banco comience a considerar si le puede prestar el otro 75% del valor, para que usted pueda hacer su negocio; aunque lo más probable es que solamente quieran prestarle el 70%, si es que usted no va a vivir en la propiedad.

En cuanto a requisitos, para qué contarles. Lo miran todo, lo analizan todo, lo preguntan todo, como en los viejos tiempos en que yo comencé en el giro. Y no es que esté bien ni esté mal, pues el orden siempre es necesario y ser conservador paga dividendos; pero  en ocasiones “se las pasan”, como dice una amiga mía, oriunda de México.

Si nos refiriésemos a propiedades de mayor envergadura, por ejemplo un complejo de propiedades multifamiliares, un parque industrial, un centro comercial, un edificio de oficinas, un parque de casas móviles y cosas así, hay que justificarlo absolutamente todo y contar con una solidez absoluta, tan siquiera para que consideren el caso.

Visto desde la perspectiva de la institución que está haciendo el préstamo, esto asegura que no se repetirán  los mismos errores que prácticamente llevaron a la ruina a la industria inmobiliaria, a muchos de sus mejores desarrolladores e inversionistas y a millones de ciudadanos comunes que se han visto afectados por el libertinaje con que se adjudicaron los préstamos, cuando el recién pasado “boom”  inmobiliario.

Si usted está considerando comprar un bien raíz, mi recomendación es que, ante todo, procure conocer  la capacidad de compra con que usted cuenta. Las instituciones financieras están contemplando, muy de cerca, las habilidades desarrolladas y la experiencia acumulada en el campo de la administración de inmuebles que posea el solicitante,  antes de someter siquiera el caso al Comité de Préstamos de la institución.

Parece como si los bancos no quisieran realizar préstamos, pero no es así. Las nuevas regulaciones bancarias son las que han creado esta realidad.

J. A. “Tony” Ruano, es autor del libro “Bienes raíces. Manual práctico de compra, venta y administración”. [email protected]

Series NavigationBIENES RAICES: Propiedades de inversión en el mercado actualValor de reemplazo de la propiedad inmobiliaria I

J.A. Tony Ruano

Economista. Especializado en mercadeo y finanzas de propiedades inmobiliarias. Desde 1995 su columna “Bienes raíces”, ha sido publicada semanalmente, por los principales periódicos en idioma español en Norteamérica. Tony es autor del libro “Bienes raíces. Manual práctico de compra, venta y administración”

Enlaces patrocinados