BIENES RAICES: Al comprar vivienda

[ad#Google Adsense 468 x 60 created 07/02/10]

Comprar una propiedad, para residir en ella, parece algo sencillo de hacer; pero realmente no lo es. Existen aspectos que no se pueden ignorar, ni dejar a un lado, cuando se busca un sitio para acomodar la familia.

Ante todo, debe comenzarse por evaluar la opción más conveniente, económicamente hablando, entre alquilar o comprar, al momento de analizar la situación. Si bien es cierto que la compra de una propiedad ofrece sentimientos de seguridad espiritual y económica, no pueden menospreciarse los efectos que los compromisos financieros, a contraer, pudieran causar al grupo familiar.

La selección del vecindario en que se quiere vivir es sumamente importante; pero antes de salir a buscar por toda la ciudad, primero se tiene que estar seguro de cómo se desea vivir. Una respuesta honesta a esta pregunta le ahorrará disgustos.

Las vías de comunicación y acceso, así como la densidad del tráfico vehicular, son de importancia vital. El estado de carreteras calles y caminos, nos ayudará a forjarnos una idea de cuán importante es, para las autoridades locales, el mantenimiento de la ciudad y el bienestar de los ciudadanos.

El conocimiento de la política de facilidades y restricciones para cambios de uso de la propiedad raíz (código de zonificación), resultará muy interesante y puede ayudar a prevenir una mala inversión en lugares en que las regulaciones sean muy liberales o mal observadas. La lógica a aplicar sería: un vecindario donde se cumplen las regulaciones establecidas mantendrá mejor su valor.

Los impuestos aplicables a la propiedad inmobiliaria, en la zona seleccionada, deben ser analizados detenidamente. No basta el conocimiento de los impuestos actuales y el factor que aplica en los mismos; también debe obtenerse información acerca del comportamiento y alza de impuestos, en la municipalidad y el condado, por lo menos en los últimos dos años.

Para aquellas personas, que por una u otra razón no conducen, es muy importante la transportación pública y el costo de la misma. La distancia a cubrir en los viajes de ida y regreso a las paradas de autobuses, trenes, autos de alquiler, etc., debe ser considerada. Así como debe considerarse además, el factor de seguridad física en el trayecto de esas travesías.

El acceso, cercanía, calidad y conveniencia de centros comerciales es primordial. Día a día se hace más necesario el ahorrar un minuto. La vida moderna impone un ritmo agotador y ante ello sólo resta adaptarse o pasar a ser un fósil viviente. Por lo tanto, no debe pasarse por alto este aspecto a veces tan descuidado.

Si existen estudiantes en la familia, las escuelas deben ser motivo de cuidadoso análisis. No se conforme con pasar frente a ellas, ¡visítelas! Hable con los profesores. Procure conocer padres de alumnos. Pregunte a los vecinos, comerciantes, policías… a los mismos alumnos. Indague en la Dirección de Educación o Distrito Escolar al que pertenezca el plantel, por la calidad educacional del centro. En otras palabras, investigue, es el futuro de sus hijos el que está en juego.

Una visita a las estaciones de bomberos y policía les dejará saber cuan segura es la comunidad; así como podrá informarse de la frecuencia de inundaciones y ocurrencia de otros fenómenos naturales. Otra visita a una oficina de seguros les permitirá conocer la cuota o prima, aplicable a viviendas, así como la existente para automóviles, en esa zona específica.

La proximidad a centros de primeros auxilios y hospitales no debe soslayarse; más aún si forman parte de la familia personas que necesitan atención médica con regularidad, niños o personas de edad avanzada.

La existencia de parques, lugares de recreación y esparcimiento, para toda la familia, las opciones que ofrecen y la calidad de los mismos, debe ser motivo de cercana observación; así como también debe observarse, con detenimiento, la proximidad de centros laborales al área.

Para los que prefieren vivir en comunidades regidas por asociaciones de propietarios, la recomendación es sólo una: lean cuidadosamente las regulaciones.

La asistencia de un agente de bienes raíces, que especialice en la zona que usted haya decidido comprar, puede resultar de enorme ayuda.

1 Trackback / Pingback

  1. Bitacoras.com

Los comentarios están cerrados.