2010 no fue un buen año

Enlaces patrocinados

***
[ad#Alcance MG 728×90]
***

Seamos realistas: para los latinos de Estados Unidos 2010 no fue buen año. Especialmente para quienes viven aquí en Los Ángeles y California.

Altos índices de desocupación y empobrecimiento; menor acceso a la educación superior; crecimiento de un clima xenófobo y antilatino nacional y retroceso en la lucha por la reforma migratoria.

Por otra parte, bajó el crimen; hubo avances en la estructura política de California y se regeneraron las esperanzas en el futuro de la educación.

California es, después de Nevada el estado con mayor índice de cesantía: 12.4%, uno de cada ocho trabajadores, contra 9.8% en todo el país. La tasa real es mayor, porque muchos no se registran para beneficios de desempleo por carecer de documentos.

Pero en el área metropolitana de Los Ángeles y Long Beach, el desempleo sube a 12.9%. Y según el más reciente pronóstico Anderson de UCLA, 2011 será un año de “crecimiento modesto y lamentablemente alta cesantía”. Es decir que aunque las ventas navideñas crecieron en 5.5% y superaron las de 2007, que eran ya un record, para muchos hispanos, no hay trabajos.

Los Ángeles, entre otros atributos, es la capital nacional de los ‘homeless’. Pero en las filas de quienes en el Día de Acción de Gracias y Navidad acudieron por comida y regalos hubo este año gente trabajadora. No les alcanza con lo que ganan en sus empleos.

Los gobiernos ven agotados sus fuentes de recursos y lejos de contratar, siguen despidiendo. Y la empresa privada ha logrado seguir funcionando igual con menos empleados.

La pobreza creció este año en alrededor de 10%, borrándose los logros de los años de prosperidad. Según últimos datos es de 14.3% en todo el país, y 16.1% en el condado de Los Ángeles.
Pero entre los hispanos de Los Ángeles, es de casi el 20%. Una de cada cinco familias latinas de 4 o más miembros gana menos de $20,000 al año.

En medio de esta problemática se puso de manifiesto la crisis en los gobiernos de las pequeñas ciudades satélites del condado, de abrumadoras mayoría latina, como Bell. La labor investigativa de periodistas reveló desaciertos de quienes trabajan, no para quien los ha elegido sino para su beneficio.

En 2010 los votantes aprobaron propuestas que permitirán mayor participacion ciudadana y que la voluntad de la población se refleje en los elegidos.

Así, en junio, la Proposición 14 permitió elecciones primarias no partidarias, lo que puede traer a candidatos más aceptados por la comunidad y no tanto por intereses partidarios.

En noviembre, los votantes reafirmaron su voluntad de que los distritos electorales sean determinados independientemente. No serán los funcionarios electos quienes elijan a sus votantes, sino a la inversa. Como debe ser.

Las elecciones de noviembre 2010 dieron todos los puestos estatales, incluyendo la gobernación y la mayoría parlamentaria a un solo partido, el demócrata. En 2011 veremos si eso facilita la acción o bien la complacencia.

En todo el país aumentó el discurso xenófobo y antiinmigrante donde la única “reforma” migratoria es cerrar militarmente la frontera y ir deportando a los indocumentados. El intento de aprobar, antes que asuma el nuevo Congreso, el DREAM Act — que hubiera legalizado a un millón de estudiantes indocumentados, en su mayoría latinos — fracasó, dejando desolados a miles de activistas.

En la educación pública universitaria siguieron reduciéndose los presupuestos, llevando a éstas a subir aranceles y cerrar el camino de muchos hispanos de bajos ingresos al título.

Por otra parte en el distrito escolar de Los Ángeles las escuelas en los barrios populares podrán tener planteles docentes más estables y calificados al limitarse los despidos de sus maestros.

En 2010 bajó el crimen, llegando el nivel de homicidios al de 1967, con 30% menos desde 2007 en LA y en el resto del condado, 40%. El crimen violento bajó 11% y los delitos de propiedad 6%. La crisis económica no fue acompañada inexorablemente de más violencia.

Gracias a la naturaleza de los procesos históricos, al fin de la primera década del nuevo siglo, sin bien los avances que se estaban perfilando no se manifestaron se forjaron condiciones para que en 2011 ó 2012 las cosas mejoren.

***

Gabriel Lerner
Follow me

Gabriel Lerner

Editorial Director at La Opinion
Editor en jefe del diario La Opinión en Los Angeles.
Fundador y editor de HispanicLA.
Nació en Buenos Aires, Argentina, vivió en Israel y reside en Los Ángeles, California desde 1989. Es periodista, bloguero, poeta, novelista y cuentista. Fue director editorial de Huffington Post Voces entre 2011 y 2014 y anteriormente editor de noticias para La Opinión.
Gabriel Lerner
Follow me

Latest posts by Gabriel Lerner (see all)

Enlaces patrocinados

1 Trackback / Pingback

  1. Bitacoras.com

Los comentarios están cerrados.